La 'embriaguez natural' gana adeptos entre los jóvenes

El grupo de Sepúlveda del plan Construyendo mi Futuro gana el concurso de logotipos para la campaña de prevención del consumo de alcohol en jóvenes

El salón del trono de la Diputación acogió ayer la entrega de premios del concurso realizado para el diseño de logotipo y eslogan destinado a la campaña de prevención del consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad. Este certamen se planteó como una de las actividades centrales en el programación anual del programa Construyendo mi Futuro (Cofu), promovido por el Área de Asuntos Sociales y Deportes. Dirigido a jóvenes de edades comprendidas entre 13 y 17 años, durante el curso 2017-2018 el programa se ha desarrollado en los municipios de Aguilafuente, Ayllón, El Espinar, Hontalbilla, Hontanares de Eresma, Nava de La Asunción, Sepúlveda y Villaverde de Íscar. Un total de 102 jóvenes, repartidos en ocho grupos, han desarrollado su actividad de octubre a junio, dirigidos por los técnicos de Inclusión Social de los CEAAS.

El objetivo general ha sido «favorecer y promocionar el desarrollo integral de los adolescentes, sirviendo de protección, apoyo y sostén emocional y social para un desempeño adecuado de las tareas evolutivas propias de esta etapa», explican fuentes de la Diputación. Asimismo se trata de capacitar a los adolescentes para afrontar las situaciones cotidianas, tomar decisiones sobre su propia vida y lograr sus objetivos dentro de un entorno de ocio saludable. Una de las dinámicas planteadas este año ha sido la elaboración de estos logotipos y eslóganes. El vencedor ha sido el grupo del Cofu de Sepúlveda con su propuesta 'Nunca el mensaje de una botella es mejor que lo que hay fuera'. Los 16 componentes del grupo han pensado el eslogan y diseñado el logotipo, pero el dibujo lo ha elaborado Evelyn de la Vera, y lo ha pintado con acuarelas.

Un estilo de vida saludable

La entrega del premio se hizo coincidir la colaboración que la institución mantiene con la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). La psicóloga de la asociación, Itziar Jiménez se desplazó ayer al Palacio Provincial para presentar a los jóvenes su campaña de promoción de hábitos de vida saludable para la prevención del cáncer. A través de este programa, la asociación trata de que las personas tomen un papel activo en su propia salud, adquiriendo hábitos de vida saludables en relación a la alimentación, el consumo de tabaco y alcohol. Jiménez hizo hincapié en la protección solar y la realización de ejercicio físico, todo ello relacionándolo con los distintos tipos de cánceres más frecuentes. A través de una charla y el desayuno saludable, se ha pretendido que los jóvenes conozcan qué hábitos alimentarios y de estilo de vida influyen negativamente en el riesgo de desarrollar la enfermedad

Las bases del concurso pedían también la fundamentación de la idea y el grupo ganador argumenta que «es una realidad que, en una sociedad donde está especialmente vinculado el consumo de alcohol y el ocio, las bebidas alcohólicas están al alcance de cualquier persona». Los motivos de consumo que enumeran son, entre otros, «porque son fáciles de conseguir, porque está perfectamente socializado, puede ser un rito de iniciación a la vida adulta y también porque a los jóvenes nos gusta el riesgo. También puede ser una forma de compensar déficits de nuestras habilidades sociales». En este sentido, afirman estos jóvenes, el alcohol es una forma de cambiar o alterar la conciencia». Guiados por la profesional responsable del grupo, Virginia Gómez, en su argumentación concluyen que «el alcohol no puede ser una forma de resolver dificultades. Creemos que si conseguimos formas de 'embriaguez natural', lograremos que el alcohol no tenga hueco en nuestro ocio, en nuestro día a día. En nuestra vida. Muchas actividades son capaces de conseguir este efecto 'excitante y embriagador' pero son incompatibles con vivir un ocio basado en el consumo de alcohol».
Escuela y familia

Por lo tanto, «si somos capaces de experimentar, buscar y atrevernos a probar esas actividades» y, además, la Administración, escuela y familias colaboran en facilitar esos contextos. «los jóvenes tendremos mejores cosas que hacer. Y comprobaremos que lo que hay fuera de la botella es infinitamente mejor que lo que genera o de dentro». Estos argumentos, así como lo trabajado del mensaje y la estética del dibujo final, es lo que decantó al jurado del concurso a valorar esta propuesta como la mejor de las presentadas, por unanimidad.

El grupo de ganador recibió ayer el premio de manos del presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, y del diputado del Área de Asuntos Sociales y Deportes, Miguel Ángel de Vicente, y pudieron comprobar que su logotipo y eslogan han quedado plasmados en una mochila que les fue entregada y que será la base de esta campaña de concienciación y prevención.

Un estilo de vida saludable

La entrega del premio se hizo coincidir la colaboración que la institución mantiene con la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). La psicóloga de la asociación, Itziar Jiménez se desplazó ayer al Palacio Provincial para presentar a los jóvenes su campaña de promoción de hábitos de vida saludable para la prevención del cáncer. A través de este programa, la asociación trata de que las personas tomen un papel activo en su propia salud, adquiriendo hábitos de vida saludables en relación a la alimentación, el consumo de tabaco y alcohol. Jiménez hizo hincapié en la protección solar y la realización de ejercicio físico, todo ello relacionándolo con los distintos tipos de cánceres más frecuentes. A través de una charla y el desayuno saludable, se ha pretendido que los jóvenes conozcan qué hábitos alimentarios y de estilo de vida influyen negativamente en el riesgo de desarrollar la enfermedad

Las bases del concurso pedían también la fundamentación de la idea y el grupo ganador argumenta que «es una realidad que, en una sociedad donde está especialmente vinculado el consumo de alcohol y el ocio, las bebidas alcohólicas están al alcance de cualquier persona». Los motivos de consumo que enumeran son, entre otros, «porque son fáciles de conseguir, porque está perfectamente socializado, puede ser un rito de iniciación a la vida adulta y también porque a los jóvenes nos gusta el riesgo. También puede ser una forma de compensar déficits de nuestras habilidades sociales». En este sentido, afirman estos jóvenes, el alcohol es una forma de cambiar o alterar la conciencia». Guiados por la profesional responsable del grupo, Virginia Gómez, en su argumentación concluyen que «el alcohol no puede ser una forma de resolver dificultades. Creemos que si conseguimos formas de 'embriaguez natural', lograremos que el alcohol no tenga hueco en nuestro ocio, en nuestro día a día. En nuestra vida. Muchas actividades son capaces de conseguir este efecto 'excitante y embriagador' pero son incompatibles con vivir un ocio basado en el consumo de alcohol».
Escuela y familia

Por lo tanto, «si somos capaces de experimentar, buscar y atrevernos a probar esas actividades» y, además, la Administración, escuela y familias colaboran en facilitar esos contextos. «los jóvenes tendremos mejores cosas que hacer. Y comprobaremos que lo que hay fuera de la botella es infinitamente mejor que lo que genera o de dentro». Estos argumentos, así como lo trabajado del mensaje y la estética del dibujo final, es lo que decantó al jurado del concurso a valorar esta propuesta como la mejor de las presentadas, por unanimidad.

El grupo de ganador recibió ayer el premio de manos del presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, y del diputado del Área de Asuntos Sociales y Deportes, Miguel Ángel de Vicente, y pudieron comprobar que su logotipo y eslogan han quedado plasmados en una mochila que les fue entregada y que será la base de esta campaña de concienciación y prevención.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar