Pregón Templario en la Fiesta de Los Fueros 2019

Algo tendrá el agua cuando la bendicen, eso dice el dicho popular y seguramente este es un pueblo que está bendecido por Dios pues le concedió ríos y fuentes.

Pero antes de alabar a vuestro pueblo por sus innumerables dones y como corresponde a la buena educación, quiero saludar a sepulvedanos y visitantes de la FERIA DE LOS FUEROS dedicada al agua.

Cada año esta feria es motivo para que se reúnan las familias que, atareados como están y viviendo cada uno en un lugar, no pueden verse más que en contadas ocasiones. En estos días gozan de su pueblo y de la compañía de los amigos. Las calles y plazas, las posadas y las tabernas se han llenado de gentes que han llegado desde localidades cercanas, incluso desde, la gran capital con la intención de pasar un buen rato, comiendo, bebiendo, cantando y bailando, hasta que el cuerpo aguante…

Venimos ya hace muchos años y vuestra tierra nos ha asombrado siempre por sus iglesias, sus fueros, su comida, su alegría y, aunque antes no habíamos reparado EN ELLO: sus fuentes y ríos.

Cada año recorremos las tierras de los reinos cristianos siguiendo los caminos que unen nuestras encomiendas a lo largo de toda Europa. Recogemos en nuestros viajes noticias de los sucesos que van llenando el tiempo y la vida de reyes y papas, caballeros y damas, pajes y doncellas, artesanos y labradores. Guerras y paces, pestes y enfermedades, milagros y bienaventuranzas, todo va quedando escrito en nuestra memoria y lo llevamos en nuestras peregrinaciones por las ciudades y villas que atravesamos para darlos a conocer en todo el orbe.

Este año hemos podido comprobar que la tierra está cansada, que los resultados del trabajo son pequeños y que los campesinos y sus señores no tienen esperanzas de buenas cosechas que llenen los graneros de trigo para las personas, ni pienso para los animales.

Una gran sequia y a la vez lluvias torrenciales asola todo el orbe cristiano, quizá como castigo divino a los muchos pecados que cometen los humanos que lo habitan, o quizá porque debe haber ciclos de sequedad y de lluvia para que la vida se equilibre y todo tenga su orden.

El agua es imprescindible para la vida y LOS TEMPLARIOS, que sabemos su gran valor, cuidamos que nuestras encomiendas estén situadas a orillas de un rio y además, en cada una de ellas construimos un gran estanque donde criar peces para la alimentación de nuestros hermanos y labriegos, sobre todo en los días de ayuno y abstinencia que a lo largo del año ordena la Santa Madre iglesia.

Nos ha sorprendido al llegar a Sepúlveda que las gentes no parecen preocupadas por el agua, aquí la sequia. Es cierto que conocemos sus ríos Duratón y Caslilla y el pequeño arroyo Mariaceite, cercano al barrio de Santa Cruz, pero no parece motivo suficiente para no temer a la sequia.

Nos han explicado que este paisaje de peñascos y hoces se formó hace 70 millones de años. Impresionantes fuerzas tectónicas dieron lugar a las formaciones orogénicas que, como podéis ver por encima del Berrocal, han volcado las rocas y formado los pliegues de rodilla de la Picota, Sopeña y La Silla del Caballo.

El mar de Tetis cubría esta tierra y cuando se retiró, hace 50 millones de años, quedaron estas rocas formadas con los caparazones de los animales marinos, que podemos encontrar en nuestros paseos por el pueblo y que ha dado origen a la piedra rosa tan apreciada por los escultores. El agua de la lluvia fue haciendo surcos, que se convirtieron en grandes tajos y en esas hoces gigantes que impresionan a cuantos las ven.

Los más viejos y sabios del lugar nos han hablado de la gran cantidad de fuentes que manan en vuestras tierras. Seguramente lo singular de la forma del terreno hace que broten manantiales en cada rincón del pueblo y en las huertas de los alrededores, dando de beber a las personas y animales y también pudiendo regar los campos próximos que proporcionan las frutas y hortalizas tan necesarias para la vida.

Voy a ir diciendo sus nombres y donde se encuentran para que los más viejos las recuerden y los más jóvenes las aprendan y las visiten y para que su memoria permanezca y no caiga sobre ellas el olvido

Empezaremos con las que están, o estaban, en el núcleo urbano.

En el barrio de San Esteban están
LA FUENTE DE LA MUÑECA
Y la DE LOS MOZOS que tenía el agua muy sosa y por ello era muy apreciada por los panaderos para hacer buen pan.

Paseando por el camino que va a la iglesia de San Juan encontramos
EL CAÑO DE ARRIBA
LA FUENTE DE LA GLORIETA
La FUENTE RIVERO. Sus aguas son muy apreciadas por los enfermos de riñón. En la HUERTA DE CECILIA ORTEGA se forma un manantial seguramente de lo que sobra de esta fuente, tanta agua tiene.

Y al lado de ermita de su nombre LA DE SANTA EULALIA
En el barrio de san Andrés, donde viven los judíos, LA FUENTE DEL CIEMPIES
Y EL CHORRILLO DE SAN ANDRES

Siguiendo la muralla
LA FUENTE DEL PUENTE GRANDE llamada también EL POCILLO
Y LA FUENTE DE GUERRILLA

En la zona norte del pueblo hay menos fuentes.
Está el PILON DE SAN MILLAN

Y Por debajo de la muralla
LA FUENTE DE LAS ESCALADAS
LA FUENTE DEL MATADERO
Y LA FUENTE DE SANTO DOMINGO

Fuera del casco urbano, en la rivera de los ríos, hay también manantiales que vierten en ellos sus aguas acrecentando sus caudales.
Aguas arriba de El DURATON está LA FUENTE DEL LAVADERO donde lavan las ropas por la pureza de las aguas.
La de LOS BARRALES donde se forman lo que llamamos LAS HOYAS
LA HUERTA DE ABAD
LA FUENTE DE LA TENQUERA
La FUENTE DE LOS HORTELANOS
La que llaman de LA SALUD por sus propiedades para curar los males de la piel
La de EL SETENTA
FUENTE DEL CAMINO DEL VAL
Y LA GIRIEGA, una fuente que los romanos ya conocían y que forma una cueva preciosa

Rio abajo del pueblo
La fuente de LA GALLINA
Y hacia el monte viejo LAS CANALEJAS

En la rivera del Caslilla
LA PAJA, que mana junto al río
EL PRADILLO, junto al Batan
LA CARCHENA Cuyas aguas surtieron por largos años a la villa.
LA PEÑA
EL CALDERO
LA FUENTE DEL HIERRO
Y EL CUBILLO.

Después de unirse los dos ríos, aguas abajo…
EL CHORRILLO DE LA HONTANILLA
VALDEPELECHE
Y EL HOYO

Las aguas de ríos se aprovechan en azudes que alimentan los molinos que situados a lo largo de sus riveras, nos permiten moler el grano para conseguir la harina de hacer pan.

Hay siete molinos con sus correspondiente s presas, azudes y caces : Covachuelas y La Hocecilla en el río MARIACEITE

Giriego, Chiquete, La Puerta de la Fuerza, Y La Fábrica de La Luz en el río DURATON

El Molino del Batan, para abatanar la lana de los múltiples rebaños de la zona, y el molino de los Porcelanas en el río CASLILLA

Total ocho molinos

Hay también un buen aprovechamiento de la pesca: barbos, tencas, mermejas , y cangrejos, práctica que los Fueros de Sepúlveda regían con gran acierto, prohibiendo todas las artes que pudieran dañar a las especies, como el uso de red barredera, trasmallo, esparavel, o manga. Pagan cinco maravedíes si los pillan usándolas

Como nuestra labor, además de cuidar los caminos, es ilustrar a las gentes, al marchar os dejaremos un plano de Sepúlveda con las fuentes y molinos señalados, para que todos las podáis consultar y añadir las que allí no figuren.

En estos tiempos se han inventado formas de mandar por las ondas del éter mensajes, imágenes y sonidos, así que EL PREGONERO DIGITAL os lo mostrara en algo que llaman Internet.

Y ahora adiós, disfrutad de la fiesta, y de la buena compañía y no dejéis de visitar Sepúlveda, el Pueblo de los fueros.

Mi compañía y yo nos vamos hasta el año próximo, SI DIOS NOS LO DEJA VER.

 

Nota:  Además de las fuentes descritas en el Pregón, habria que añadir tres más, La Pililla (bajando de la Violeta hacia la Casita Blanca por el caminito), a del Diablo más allá De la Fuente de La Paja (pasando en barranco de Cuevas Lóbregas ), la del Cabrón o de Julianote debajo de la cueva del mismo nombre en la Hontanilla

También ha aparecido un molino más en el río Caslilla, el Molino de Rufino Trapero, antes de llegar a Guerrilla. Ósea que son ocho.

 

Comments are now closed for this entry