El juzgado de Sepúlveda autoriza a unos nietos a buscar la identidad biológica de sus abuelos

El padre, criado en un orfanato tras ser depositado en el torno de la Casa Cuna de la Villa de Riaza, ha fallecido ya

El Juzgado de Primera Instancia 1 de Sepúlveda (Segovia) ha reconocido que el derecho a conocer el origen biológico que la Ley concede a los hijos adoptados se extiende también a los nietos. La resolución hace referencia a un caso en el que los hijos de un hombre ya fallecido, que fue misteriosamente abandonado o separado por la fuerza de su madre biológica y criado en un orfanato tras ser depositado en el torno de la Casa Cuna de la Villa de Riaza (Segovia), deseaban conocer la identidad de su abuelo biológico.

Tal y como explica a Europa Press Enrique J. Vila Torres, abogado especializado en la búsqueda de familiares, el hombre, hijo de padres desconocidos, falleció sin conseguir conocer sus orígenes biológicos, y sus hijos han deseado continuar con las pesquisas, si bien estos se encontraban ante el problema que esta investigación de la paternidad viene reconocida en las leyes a los hijos adoptados y expósitos (como es el caso), pero nada dice de sus descendientes, por lo que existe un cierto vacío legal. Ante esto, Vila plantea la cuestión de que si un hijo robado o adoptado no desea investigar y fallece ¿pueden sus descendientes ejercer su derecho a conocer a la madre y padre biológicos del fallecido?

«Si este derecho que reconoce la Ley fuera de carácter personalísimo, nos encontraríamos ante la situación injusta de que si un niño robado o adoptado no ejerce sus acciones para buscar, podría cortarse el acceso a la justicia para toda su descendencia, que no podría así jamás saber de sus abuelos y demás familiares», advierte Vila. Y es que, tal y como está redactada ahora la Ley (artículo 39 de la Constitución y 180 del Código Civil), pudiera parecer que el derecho a buscar orígenes biológicos solo corresponde a los hijos. Sin embargo, y de ahí la importancia de la resolución del Juzgado de Sepúlveda, en este caso los nietos también podrán buscar a sus abuelos biológicos.

«De igual forma, debería permitirse a todo el rango de familiares buscarse entre sí en los casos de adopciones y separaciones forzadas, pues hay sobre todo hermanos que conocen a sus padres biológicos y desean también seguir investigando hasta sus otros hermanos biológicos que también fueron adoptados o en otros casos, como este, conocer a abuelos biológicos o incluso ascendentes más alejados», añade Vila. El letrado considera «muy importante» esta decisión judicial para permitir encontrar la verdad de todos los familiares que desconocen sus orígenes, y asimismo la identidad de otros parientes a los que puedan no conocer.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar