130 años del nacimiento del periodista sepulvedano Franscisco de Cossío

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Francisco de Cossio Martínez-Fortun (1887-1975) fue un periodista y académico de la Real Academia de Bellas Artes. Fue también director del Museo Nacional de Escultura (con sede en Valladolid). Tuvo otros dos hermanos profesionales de las artes y la literatura:

- José María de Cossío (1892-1977), escritor y tratadista taurino (autor de la enciclopedia "Los toros. Tratado técnico e histórico" conocida popularmente como "El Cossío").
- Mariano de Cossío, pintor.

Treinta libros y más de siete mil artículos repartidos por la prensa avalan la obra de Francisco de Cossío.
Ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción (Valladolid) en 1919 y fue secretario de la de San Fernando (Madrid). Nombrado Director del Museo Provincial de Bellas Artes de Valladolid en 1919. Con el Arzobispo Remigio Gandásegui y el arquitecto Juan Agapito y Revilla inventarió y recuperó buena parte del patrimonio procesional histórico de la ciudad de Valladolid, que había mermado en las calles tras la desamortización. La Dictadura de Primo de Rivera le retiró de su puesto, regresando en 1931. En 1933, la institución fue elevada a la categoría de Museo Nacional de Escultura, ostentando su dirección hasta 1959.
 
Como periodista trabajó fundamentalmente en el periódico "El Norte de Castilla" del que fue director  entre 1931 y 1943. Fue subdirector de "ABC".
 
Los premios de Periodismo que otorga la Junta de Castilla y León, desde 1987, llevan su nombre.
 
Francisco de Cossío y Martínez-Fortún nació en Sepúlveda en 1887. Pronto quedó huérfano de padre y madre, y junto con sus hermanos, entre los que se encuentra José María de Cossío, fue educado por la abuela paterna en Valladolid, frecuentando las estancias en la Casona de Tudanca, casa solariega familiar de Cantabria, hoy museo y biblioteca excepcional legada por D. José María, que vincula a los dos escritores a la herencia de la cultural montañesa.

Cursó sus primeros estudios en el Colegio San José de Valladolid, y siguió sin mucho entusiasmo la carrera de Derecho en la facultad de la capital castellana.

Enseguida se inclinó por la actividad literaria escribiendo una pequeña obra teatral y luego la novela “La casa de los linajes”, influenciada por Azorín y prologada por Manuel Sandoval. El editor vallisoletano Alejo Montero patrocinó la aparición de dos narraciones de aventuras: “El estilete de oro” y “El club de los 90”. Luego le seguirían varias novelas, como “Las experiencias del doctor Henson”, “El Caballero de Castilnuavo” y “La Rueda”.

Se casó con una hija de León Corral y repartía su vida familar entre Valladolid, Madrid y la costa vasco-francesa. Participó en política junto a Santiago Alba, e inició una colaboración en El Norte de Castilla que se prolongaría durante medio siglo.

Fue nombrado director del Museo de Escultura de Valladolid. Fue perseguido durante el régimen de la dictadura de Primo de Rivera, marchándose a Francia, pero al regresar fue detenido y deportado a las Islas Chafarinas, junto con el catedrático Luis Jiménez de Asúa y el poeta santanderino Arturo Casanueva. Cuando se concluyó el confinamiento residió en París, donde mantuvo una estrecha relación con Ortega y Gasset, Unamuno y el pretendiente carlista a la corona, Jaime de Borbón.

En 1930 viajó a Uruguay y Argentina, y cuando acabó la Dictadura regresó a Madrid donde presidió la Federación de Empresas Periodísticas de España. Fue director de El Norte de Castilla poco después de proclamarse la II República, defendiendo las opciones de la derecha y destacando como cronista de lucha durante la Guerra Civil. Publicó “Hacia una Nueva España” y “Guerra de Salvación”, donde se incluyen sus escritos en el periódico. También publicó “Manolo”, una elegía en prosa a su hijo menor, muerto en combate. También fue autor de “Clara”, “Taxímetro”, “Elvira Coloma o al morir un siglo”, “Aurora y los hombres” y “Cincuenta años”. En 1959 publicó “Confesiones”.

Tuvo una vejez lozana, turbada por algunos trastornos mentales, y en sus últimos años frecuentaba Santander y Tudanca. Murió en 1973.

Fuente de la noticia: www.wikipedia.org, www.escritorescantabros.com y www.lainformacion.com

Comments are now closed for this entry