Admitida la primera demanda tras la identificación policial de mensajes contra Víctor Barrio

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El aluvión de demandas preparadas por la Fundación del Toro de Lidia y el despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo, en representación de la familia de Víctor Barrio, ya ha obtenido sus primeros frutos en los tribunales. El colectivo defensor de la tauromaquia ha informado este miércoles de la recepción del decreto judicial que ratifica la admisión a trámite de la demanda civil interpuesta por un supuesto delito contra el honor contra Rocío Cortizo, quien recientemente fue identificada por la Policía Nacional en las labores llevadas a cabo a favor de desenmascarar a los autores de comentarios susceptibles de ser denunciados ante la justicia, vertidos en las redes sociales en perfiles escudados en el anonimato de un pseudónimo.

La mujer demandada es una fotógrafa de Hospitalet de Llobregat, señala el comunicado hecho público por la Fundación Toro de Lidia. Tras la muerte de Barrio en la plaza de toros de Teruel, el pasado 9 de julio, a causa de una letal cornada, la ahora identificada comentó en Internet que «yo soy una que apoyo la muerte de todos los toreros y aquellos que les defienden. Eso no son humanos, son basura. Por lo cual, exterminio», recoge la nota de la asociación taurina.

Tanto los padres del diestro fallecido como su viuda, Raquel Sanz, han demandado a Rocío Cortizo por «atentar contra el honor de Víctor Barrio y reclaman una indemnización de 3.000 euros en concepto de daños morales y perjuicios», señalan fuentes del caso.

La Fundación Toro de Lidia destaca que esta acción judicial es el resultado del trabajo desarrollado durante los últimos meses para identificar con nombres y apellidos, direcciones y domicilios, a aquellas personas que en sus mensajes pudieron incurrir en un delito contra el honor o de incitación al odio. La Policía Nacional y la Guardia Civil han puesto sus medios y recursos para colaborar a descubrir esas identidades, lo que deriva ahora en la cascada de demandas que augura la fundación.

«Asesinos en serie»

El caso de Rocío Cortizo es el primero que resulta de esa identificación de perfiles en las redes sociales. En el mensaje publicado, la demandada afirmaba «no sé ni cómo podéis lamentaros por unos asesinos en serie», subraya la notificación de Toro de Lidia, cuyos representantes agradecen el esfuerzo invertido por la Unidad de Investigación de Delitos Tecnológicos, que «ha logrado identificar a todas las personas que se escondían tras las cuentas denunciadas por la fundación».

Los responsables de la organización taurina declaran que ese trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad viene a demostrar que «el supuesto anonimato en las redes sociales no impide la denuncia, la identificación y posterior acción judicial contra mensajes que sean injuriosos, calumniosos o de cualquier otra naturaleza».

La Fundación Toro de Lidia avanza que el de Rocío Cortizo no será el último caso, y anticipa que en las próximas semanas se conocerán el resto de demandas «de acuerdo con la estrategia procesal».

Comments are now closed for this entry