El orgullo de ser profetas en su tierra

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Son los ‘Premios Tierra de Segovia: sus hijos y sus obras’ y llegan a su vigésima edición para premiar a un conjunto de segovianos destacados por su laboriosidad, los comportamientos ejemplares así como los valores que hacen de la creatividad y el esfuerzo realidades que, según entiende el centro, merecen ser destacadas para estímulo de los demás.

Entre los reconocimientos de este año, entregados ayer en la sede de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, está el del periodista Jesús García Calero, que ha recibido el Premio Marqués de Lozoya a la mejor trayectoria cultural por su «larga y fructífera tarea desarrollada en el ámbito nacional desde la sección de Cultura del diario ABC», de la que es redactor jefe

El Premio Aniceto Marinas reconoce la mejor trayectoria artística y ha sido para los vitralistas Pablo y Alfonso Muñoz Ruiz, hijos del maestro Carlos Muñoz de Pablos. El Centro Segoviano de Madrid destaca su aportación al mundo artístico con obras en España y América, así como el estudio de técnicas para la elaboración de trabajos como los que ejecutan en la restauración de las vidrieras de la Catedral de Segovia.

El Ayuntamiento de Riaza y la Diputación de Segovia comparten el Premio Diego de Colmenares a la mejor obra escrita por segovianos. La edición facsímil de ‘Riaza. Datos históricos y documentos’, de Mariano González Bartolomé, quien fuera presidente de la Diputación de Segovia en los años veinte, decano del Colegio de Abogados de Segovia o senador del Reino por esta provincia. La publicación les ha hecho merecedores de este galardón por la «excepcional radiografía de la Segovia a caballo de los siglos XIX y XX» que aporta la publicación.

El Premio Teófilo Hernando a la mejor trayectoria de una vida es para el empresario Fernando Tomé (Bercimuel, 1942), socio fundador y consejero delegado del Grupo F. Tomé (Madrid), el principal grupo de concesionarios español en facturación de las marcas del grupo Volkswagen. La atención prestada a los pacientes de cirugía vascular, muchos de ellos segovianos, ha hecho al doctor Rodrigo Rial Horcajo, del Hospital Clínico de San Carlos de Madrid, acreedor del Premio Antonio García Tapia a la mejor tarea asistencial.

El Premio Juan Bravo al espíritu de trabajo, de lucha y de coraje está dedicado en esta edición a la ingeniera cuellarana Rebeca Minguela, que inicia ahora su misión como Joven Líder Global tras haber sido elegida en el Foro de Davos entre cientos de aspirantes de todo el mundo. En representación de la joven, que no pudo asistir al acto, recogieron el premio sus padres. El premio Domingo de Soto al mejor libro realizado por segovianos ha sido Sixto Sánchez Lauro, profesor de la Universidad de Barcelona por su obra ‘Herejía y represión en la praxis de Domingo de Soto’.

La hostelera María Dolores Matesanz García, que acaba de jubilarse, ha sido galardonada con el premio Tomás Pascual a la labor empresarial más significada; mientras que la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui ha recibido el premio Arsenio Martínez Campos a la solidaridad y concordia humanas.

Comments are now closed for this entry