Orejas para Paulo Jorge Santos, Julio Saavedra y Eusebio Fernández en Mozoncillo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El rejoneador portugués Paulo Jorge Santos, el diestro madrileño Julio Pedro Saavedra y el novillero sepulvedano Eusebio Fernández conformaron el carte del festejo taurino celebrado en la plaza de Mozoncillo, con toros de la ganadería de Concepción Quijano, de la localidad palentina de Carrión de los Condes). El festejo, que registró tres cuartos de entrada, se celebró con motivo de las fiestas patronales de la localidad, que concluyeron ayer.

El caballero rejoneador Paulo Jorge recibió bien al toro en su salida a la plaza, pero en el segundo rejón de castigo se lesionó el toro en una pata y toda la faena estuvo condicionado. Puso un tercio de banderillas cortas y una rosa y mató a la primera. Obtuvo como trofeo una oreja y vuelta al ruedo.

Julio Pedro Saavedra recibió al toro con el capote por verónicas. Comenzó la faena de muleta saliendo a los medios y con unas series muy toreras, a las que el toro respondió bien. Continuó cruzando la muleta y citando al toro por detrás por el pitón contrario. El astado trasmitía y le dio tiempo de recuperación, para seguir con más tandas y naturales largos y ralentizados, haciendo como remate de la faena un desmayo con desplante mirando al tendido. Mató a la segunda, primero dio un pinchazo trasero y luego una segunda estocada de mejor ejecución. Se llevó como trofeo una oreja y la vuelta al ruedo.

Eusebio Fernández, el joven novillero de la localidad de Sepúlveda, puso mucha voluntad durante la faena, intentando asentarse para ligar más los pases, y aunque todavía le falta bagaje, estuvo muy valiente, haciendo un gran esfuerzo por acoplarse. Mató el toro a la segunda con un bajonazo bien ejecutado. Se llevó como trofeo la ovación del público y una oreja. Cuando dio la vuelta al ruedo le regalaron un gallo de corral, que paseó por la plaza de toros, saliendo a los medios a saludar.

Fue en el año 1990 cuando el Ayuntamiento adquirió la plaza de toros. y ese mismo año se iniciaron los encierros camperos. En un pueblo en el que la tradición taurina tiene mucho arraigo, destacan también las tertulia taurinas, que se vienen celebrando desde hace siete años y en las que participan relevantes personalidades del mundo del toreo.

Comments are now closed for this entry