Galardonados recetan un periodismo cocinado a fuego lento frente a las redes

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Irene Gómez, redactora de La Opinión-El Correo de Zamora y distinguida en la modalidad de Prensa, ha reivindicado también el periodismo de provincias "a la misma altura que el de las vacas sagradas", principalmente gracias a internet "que ha igualado el horizonte de ambos", ha reflexionado después de recibir su premio.

En la misma línea, el periodista radiofónico Javier Matesanz (Premio a la Trayectoria Profesional) se ha hecho eco de la "preocupante situación de incertidumbre e inestabilidad económica" de la profesión "con la entrada de la era digital".

La progresiva caída de la prensa escrita desde 2008 y la entronización de la televisión como lugar imprescindible para la credibilidad y difusión informativa, lejos de su origen vinculado al entretenimiento, confirman a su juicio la "inauguración de un nuevo mundo que pone en solfa el anterior" con la irrupción de internet como canal de transmisión y comunicación.

"Pero tiene que haber un filtro, un control de calidad porque no todo vale aunque tenga éxito y sea inmediato", ha reflexionado antes de apelar al trabajo del periodista, "hoy más necesario que nunca" como elemento imprescindible "en la tarea de interpretar la realidad".

La redactora de RNE Laura Alonso (Premio de Radio) ha protagonizado una "apasionada y encendida" defensa del periodismo "bien hecho, contrastado con fuentes y datos confirmados, realizado con mesura y que nunca se deje seducir por la inmediatez de las redes sociales".

Para el reportero de Juan Manuel García (Premio de Televisión), las redes sociales son a veces un refugio de internautas que amparados en el anonimato se dedican a "criticar, injuriar y calumniar" a personas que, como el caso del torero Víctor Barrio, eje de su reportaje galardonado, "ya no están en la vida para poder defenderse".

En la verdad bien documentada reside la clave del periodismo, ha expuesto por su parte el reportero gráfico de El Norte de Castilla Gabriel Villamil (Premio de Fotografía), como la imagen de la mujer traspasada de dolor en un pueblo leonés al comprobar cómo había perdido su casa por un devastador incendio.

El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha clausurado la entrega de estos galardones que anualmente convoca el Gobierno autonómico con una reflexión en la que se ha referido a la "verdad, credibilidad y profesionalidad" como los criterios rectores del periodismo, frente a mensajes que a fuerza de repetirse pretenden convertirse en verdad como aquello de "España nos roba".

"Estos son los títulos del buen periodismo de ayer, de hoy y de siempre que, ahora más que nunca, deben ir acompañados de la necesaria dignidad de los profesionales cuyas condiciones laborales y retributivas son una garantía para su independencia y amor a la verdad".

Alfredo Matesanz ha recogido el galardón de la Trayectoria Profesional, cuarenta y cinco años principalmente censados en Radio Segovia (Cadena SER), donde ha desempeñado la subdirección y la jefatura de los servicios informativos.

Durante casi tres lustros presidió la Asociación de la Prensa de Segovia, con un papel protagonista en la organización y convocatoria anual del Premio de Periodismo Cirilo Rodríguez para corresponsales en el extranjero.

El primer caso de pederastia condenado por la Santa Sede en Castilla y León, ha merecido la distinción en la variedad de Prensa por una serie de reportajes e investigaciones publicados a principios de año con la firma de Irene Gómez, redactora desde hace veintisiete años del rotativo La Opinión-El Correo de Zamora.

Gabriel Villamil, reportero de El Norte de Castilla, ha recogido el premio a la mejor fotografía por una impactante imagen, en la persona de una vecina de Santa Eulalia (León), sobre el incendio devastador que asoló el pasado agosto parte de la comarca de La Cabrera.

Un reportaje sobre la memoria y el legado del fallecido torero segoviano Víctor Barrio, emitido el pasado 20 de enero, ha merecido para su autor, Juan Manuel García (Radio Televisión Castilla y León) la distinción en el apartado televisivo.

Por último, el galardón en Radio lo ha recogido Laura Alonso por una retrospectiva sobre la figura de José Antonio Ortega Lara, veinte años después de su liberación al término del secuestro más largo en la historia sanguinaria de la banda asesina ETA, y que fue emitida en diversos espacios y emisoras de Radio Nacional de España.

Dos menciones especiales han recibido, por una parte los periodistas de Radio Televisión Castilla y León Lucía Rodil, Francisco Gómez, José María Valdivieso y Sandra Vasallo, por una serie de informaciones sobre el acceso a la universidad, y por otra parte Fernando Blanco por una fotografía en la que un radical islámico interrumpió a gritos una boda en la ciudad de Valladolid.

Los Premios Cossío, instituidos en 1985 por el Gobierno de Castilla y León, suman ya veintitrés ediciones para distinguir la labor desarrollada por los profesionales dentro de la comunidad autónoma.

Llevan el nombre del escritor y periodista Francisco de Cossío y Martínez Fortún (1887-1975), nacido en Sepúlveda (Segovia), director y promotor del Museo Nacional de Escultura, presidente durante casi una década de la Confederación de Empresas Periodísticas de España y autor de novelas como "La Rueda" (1927), "Clara" (1929), "Taxímetro" (1946) y "Manolo" (1937), además de las piezas teatrales "En el limpio solar", "La casa de cristal" y "La mujer de nadie"


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar