Un manto blanco cubre los pueblos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Tal y como se preveía, durante casi todo el día de Reyes nevó. Como hacía años que no se veía en la provincia. Los copos caídos del cielo brindaron imágenes bellísimas, y también problemas superlativos, sobre todo en la falda de la Sierra de Guadarrama.

Las mayores complicaciones se produjeron en las inmediaciones de El Espinar. La AP-6 se cortó la tarde del sábado, durante casi hora y media, luego se restableció la circulación y, a las 20.59 se volvió a cortar, entre San Rafael y Villacastín, dejando centenares de vehículos atrapados. La nieve sequía cayendo… Aquello se ponía feo. Tanto, que se requirió la presencia de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Más de 240 efectivos, procedentes de las bases de Torrejón de Ardoz y de León, se desplazaron hasta el lugar con el objetivo de resolver un bloqueo. Entre los conductores, la sensación más extendida era la de enfado, pues la mayoría entendía que la empresa de la autopista debería haber previsto la contingencia. Muchos segovianos estaban encerrados en un ‘saco’, sin posibilidad de salir. Aproximadamente tres centenares de vehículos estaban atrapados.

La UME no trabajó en solitario. Agentes de la Guardia Civil y personal de la Junta colaboraban para retirar los vehículos que colapsaban en la vía. En vista de la situación, de emergencia, hubo que buscar lugares para que quienes habían quedado salir del atasco pudieran dormir. La Policía Local de El Espinar y Protección Civil de ese municipio —en un trabajo que aplaudió su alcaldesa, Alicia Palomo—, rescataron a un buen número de personas atrapadas en sus vehículos. Fueron a pasar la noche al colegio de San Rafael, donde la ‘Unidad de Apoyo Logístico en Emergencias’ (UALE) montó un albergue con capacidad para 150 personas. Cruz Roja prestó apoyo a quienes allí se vieron obligados a alojarse allí, que recibieron camillas, mantas y alimentos calientes.
Como suele ocurrir en estos casos, salió a relucir lo mejor del ser humano. En Labajos, los vecinos auxiliaron a quienes permanecían retenidos en sus coches. Con todoterrenos, ayudaron a descongestionar la vía y llevaron a los atrapados hasta el pueblo, para que pudieran pasar la noche. Mención especial merece el hostal ‘El Llano’, cerrado el sábado por vacaciones, que abrió sus puertas para acoger a los damnificados por el temporal. Algo parecido a Labajos pasó en Villacastín, donde el Ayuntamiento decidió abrir las puertas de un edificio público, ‘La Panera’, para recibir a quienes estaban pasando por un momento de apuro a causa de la nieve. Empleados municipales y vecinos llevaron colchones, abrigo y comida a los obligados huéspedes.

Las labores para solucionar el atasco en la AP-6 se realizaron muy lentamente. Durante la mañana de ayer, y debido a la mejoría en las condiciones meteorológicas, los trabajos progresaron con más agilidad. Finalmente, la Delegación del Gobierno en Castilla y León comunicó que el “bloqueo” de personas en la AP-6 quedó resuelto a las 12.18 de ayer domingo. La pesadilla había terminado para quienes quedaron atrapados por la nieve. Empezaba el debate político, exigiendo responsabilidades a la empresa de la autopista por su actuación, al no haber evitado el colapso.

La AP-6 quedó abierta al tráfico a las 21,30 horas. Para camiones estaba restringida la circulación.

carreteras provinciales En el resto de la provincia también se registraron incidentes. Muchos. La Diputación informó, poco después del mediodía de ayer, que 13 máquinas suyas “continúan trabajando en la provincia para intentar paliar los efectos de la intensísima nevada”. El dispositivo dependiente del Área de Acción Territorial que dirige Basilio del Olmo, estaba integrado por siete quitanieves, una motoniveladora, dos palas cargadoras y tres tractores con cuchillas. En cada turno trabajaban 30 personas.

“Las máquinas avanzan con complicaciones, pues ha caído muchísima nieve. Entre 20 y 25 centímetros en toda la provincia, y cerca de 40 en la falda de la Sierra”, se agregaba desde la Diputación, subrayando que los equipos empezaron a funcionar en la tarde del viernes y “no han dejado de trabajar, salvo en las horas de intensa noche, en las que es desaconsejable el uso de máquinas ante la dificultad para saber por dónde va el trazado de la vía, debido al elevado espesor de la nieve acumulada”. En cualquier caso, los equipos se mantuvieron de guardia por la noche, por si debían atender alguna emergencia, y desde las 06,00 horas estaban todos activos.

La única emergencia se produjo en Rebollo, donde los equipos de la Diputación se vieron obligados a abrir un camino para trasladar a un vecino hasta el centro de salud de Cantalejo.

A las 18,06 horas de ayer, la Diputación informó que las principales vías de la red provincial están transitables, aunque se recomendaba circular “con muchísima precaución”. Las máquinas tenían previsto esparcir sal, a la caída de la noche, ante la previsible bajada de temperaturas que se registrará esta madrugada y para evitar la formación de placas de hielo.

350 incidentes La Junta informó ayer que, “desde el inicio del episodio se han registrado más de 560 incidentes relacionados con las precipitaciones en forma de nieve”. Dichos incidentes se han concentrado principalmente en las provincias de Segovia, donde se han gestionado desde el 112 más de 350, y Ávila, donde se ha superado el centenar de emergencias.

La mayor parte de los incidentes relacionados con las nevadas se han producido en carreteras (484), mientras que 83 han tenido lugar en núcleos de población.
A las 19,30 horas, la Junta anunció que mantenía activado el nivel 2 del ‘Plan Territorial de Protección Civil de Castilla y León (Plancal)’ ante las incidencias registradas, insistiendo en su recomendación de evitar el uso del vehículo mientras continúen las malas condiciones meteorológicas, salvo que sea estrictamente necesario.

Comments are now closed for this entry