Codinse insiste en que la provincia “no puede dejar pasar el tren”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Desde hace más de dos mes, en las más importantes estaciones por las que transcurre la línea férrea 102 (Madrid-Burgos) se están produciendo concentraciones ciudadanas para exigir la reapertura. En las estaciones y plazas mayores de Campo de San Pedro y Riaza una voz unánime de gentes de la comarca pide que el tren pare, que ofrezca servicios, que facilite la generación de riqueza, que asiente población y que ponga a la comarca en el mapa ferroviario de España.

La Plataforma para la Recuperación Tren, en la que se hallan integrados Codinse y varios municipios del Nordeste, junto con otras entidades e instituciones de Burgos y Madrid, asegura que no va a cesar en esta demanda, que consideran “justa” socialmente y “de interés general” para todo el país.

Ahora, Codinse revela que los estudios que se vienen realizando desde 2005 arrojan resultados siempre positivos para que esta línea funcione como las demás o mejor, aunque no han sido lo suficientemente aireados. “Estos ocho estudios interpretan en mayor o menor medida el beneficio industrial y social que genera”, se dice desde el grupo de acción local radicado en Campo de San Pedro. El último ha sido realizado por la empresa Teirlog, por encargo del Centro de Transportes de Burgos. Y recomienda al Gobierno la reapertura de la línea, ofreciendo tres alternativas en cuanto a costos de las inversiones a realizar: 14 millones, 95 millones y 150 millones. La menos costosa sería para rehabilitar el túnel de Somosierra y la más cara para electrificar la línea, lo que permitiría incrementar los convoyes por encima de los 5.000 al año.

“Quizás sea más la falta de sentido común lo que mantiene esta línea de carácter internacional cerrada, pues es de 1968, y actualmente las mercancías circulan por vías de 1864 (la Madrid-Ávila-Valladolid-Burgos)”, se defiende desde Codinse.

De igual forma, quienes son partidarios de la reapertura de la línea quieren recordar que la lucha contra el cambio climático tiene un aliado en el fomento del transporte por ferrocarril, al ser medio de trasporte de gran densidad que menos gases de efecto invernadero genera.

Por último, Codinse quiere insistir en que la conexión más corta y eficaz desde el norte y Francia hasta Algeciras pasa por esta vía férrea. “Para el Nordeste de Segovia —concluye Codinse— la línea Madrid – Burgos debe ser un revulsivo en la lucha contra la despoblación, debido a que por su situación estratégica se han de ubicar empresas”.

Comments are now closed for this entry