La Junta se fija 2019 para acabar con los problemas de agua potable

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, ha expuesto las actuaciones que lleva a cabo la Administración autonómica en Segovia para contribuir a mejorar el suministro y la depuración de agua, un recurso que, como ha explicado, es un “bien de dominio público cuya gestión adecuada es responsabilidad de todos”. En este sentido dijo que el objetivo es que todos los habitantes y localidades cuenten con agua potable en sus redes de abastecimiento en 2019.

Además de ejecutar las actuaciones de interés para la Comunidad en materia de abastecimiento y saneamiento, la Junta se ocupa de la vigilancia sanitaria del agua de consumo humano. Además, colabora técnica y económicamente con los ayuntamientos, que son los responsables de asegurar el suministro de agua a su población, dijo el delegado.
Interviene también con las diputaciones para prestar determinados servicios de abastecimiento o tratamiento de aguas; y con la CHD, en la gestión de las aguas y su calidad en la cuenca.

Según explicó el delegado, en el año 2011, el agua de consumo humano de 28 localidades de la provincia no alcanzaba los parámetros adecuados de potabilidad, por contaminación por arsénico o nitratos, lo que afectaba a una población de 6.984 ciudadanos y supuso un presupuesto en ese ejercicio de 246.000 euros, destinados al suministro de agua potable, en cisternas o embotellada, a esas poblaciones.

En 2017, el número de núcleos de población con agua no potable por arsénico o nitratos descendió a 8, el número de habitantes afectados a 808 y el gasto anual para abastecer con cisternas o agua embotellada a esta población fue de 8.840 euros.

Desde 2011 hasta el ejercicio pasado, la Junta, en colaboración con otras administraciones, ha invertido más de 26 millones de euros en infraestructuras de abastecimiento en la provincia, con obras destacadas como la estación de tratamiento de agua potable de Cuéllar, y conducciones a 7 localidades; o la de la presa del río Ceguilla, y conducciones hasta 54 núcleos de población. En el mismo periodo, en materia de depuración, la inversión ha superado los 14 millones de euros en estaciones de tratamiento de aguas residuales entre las que destacan las de Riaza, Cantimpalos, El Espinar, Mozoncillo o Sanchonuño.

Además, desde la Junta se trabaja en la redacción de proyectos, reparación de depósitos, mejoras en captaciones y conducciones, y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente sigue avanzando en la depuración de los espacios naturales y mantiene la cofinanciación del 50 % de los gastos de explotación de las estaciones depuradoras en los municipios ubicados en estos espacios.

En estos siete años, el Servicio Territorial de Sanidad en Segovia ha realizado 23.111 análisis de control de la calidad del agua de consumo humano, y desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente se desarrolla una labor permanente de inspección de la calidad ambiental de las aguas superficiales y de las especies vinculadas a los hábitats acuáticos, sin que se hayan observado afecciones o variaciones significativas en esas poblaciones.
Combatir la sequía

El delegado territorial recordó que el año hidrológico 2016-2017 fue el octavo más seco de los últimos 36 años y destacó que, ante esta situación, la Comunidad fue la primera en poner en marcha medidas con las que minimizar sus efectos en la economía de muchas comarcas de Castilla y León.

Este impulso a la dotación para el sector primario reafirma el compromiso de la Junta con el campo y el medio rural, que afronta las necesidades derivadas de un año climatológicamente adverso, marcado por los efectos de la sequía. Por ello, las ayudas a los seguros agrarios se refuerzan con el 15,2 %; a las explotaciones agrarias y ganaderas se destinan 45,7 millones de euros, el 12,8 % más, y en la modernización y rejuvenecimiento del sector se inyectan 40 millones, el 9,2 % más.

“El trabajo de la Junta de Castilla y León en materia de agua avanza hacia el mejor suministro con la máxima calidad para toda la población” dijo Javier López-Escobar, que explicó que el objetivo en 2019, es conseguir que todos “los ciudadanos de todas las localidades de la provincia dispongan en sus redes de abastecimiento de agua potable”.

Para alcanzar esta meta, en 2018 la Administración regional destacó algunas inversiones como el estudio de la captación y renovación de la conducción de agua de Arcones-Sepúlveda, con un presupuesto de 2,5 millones de euros, o la ejecución de plantas de tratamiento de nitratos en Valtiendas, Aldeanueva del Codonal y Valdesimonte. Respecto al tratamiento de aguas residuales, la obra más destacada es la mejora de la depuradora de Coca, con una inversión de 689.000 euros.

Para López Escobar “el reto al que nos enfrentaremos no es la calidad, sino la disponibilidad de agua en cantidad suficiente en el futuro”.

Comments are now closed for this entry