Los pastores trashumantes hacen memoria

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El libro recoge alrededor de veinte entrevistas de otros tantos pastores, algunos ya fallecidos, fundamentalmente de la zona de la Sierra: Arcones, Prádena, Casla o Sigueruelo. Además, hace referencia a algunas tradiciones de la provincia como las cencerradas, típicas de Valle de Tabladillo, y está aderezado con experiencias de los protagonistas, desde cómo hacían una caldereta a como eran los periplos de la sierra a Ciudad Real y Jaén. El libro supone adentrarse en un modo de vida que durante siglos suposo la supervivencia de muchas familias segovianas. Son 234 páginas de experiencias representativas de todo un colectivo y un oficio vinculado a la trashumancia cuya labor todos los entrevistados, según el autor, coinciden en describir con una palabra: dureza.

Ausentarse de casa durante gran parte del año, dormir al raso o en maltrechos chozos, pasar frío o comer lo justo. Y sin embargo continuar en el oficio. Por eso el autor dice que el libro es un homenaje y un reconocimiento a los viajes pastores trashumantes de Segovia, oficio perdido del que Herrero, como notario, levanta acta a modo de testamento.

Editado por el Instituto de la Cultura Tradicional Segoviana de la Diputación de Segovia, «Rostros de la Trashumancia y otras escenas pastoriles segovianas» se presenta el próximo 12 de junio en el palacio de la Diputación. En el acto está prevista la participación de algunos de los protagonistas de la historia, los viejos pastores, cuyo testimonio ha recogido Herrero en un libro muy especial que añadir a su ya amplia bibliografía.


Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar