La piscina 'infinity' de Confloenta

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Las excavaciones en el yacimiento romano permiten ampliar de forma notoria los conocimientos sobre el sector oriental de las termas.

Desde que en 2016 la Diputación invirtió por primera vez en un proyecto de excavaciones en el yacimiento de Confluenta, en Duratón, las investigaciones realizadas en la zona, desde el verano de 2017, por un equipo liderado por Santiago Martínez Caballero no han dejado de sorprender a propios y extraños, poniendo en valor un complejo arqueológico que cada estío saca a la luz nuevos secretos de la ciudad fundada a inicios del siglo I antes de Cristo por la República Romana.

«Este verano hemos continuado la exploración del sector oriental del edificio termal, donde se sitúa un conjunto de dependencias de servicio, destinadas a mantener el funcionamiento del complejo de baños, así como la gran palestra, situada en el sector suroriental y destinada a gimnasio y baño», explica Martínez Caballero. Tanto el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, como el vicepresidente, José Maria Bravo, que esta semana ha visitado el enclave, han estado al tanto de cómo las últimas excavaciones realizadas por una treintena de personas, entre las que también se encuentra en la coordinación del trabajo el profesor Gonzalo Ruiz Zapatero, del departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología, han permitido detectar el sistema de cloacas de evacuación de aguas del complejo al que se conectaba el aliviadero y el sumidero de la piscina, que, como informa Santiago Martínez Caballero, «todavía conserva el 'emissarium' o tubería de evacuación, realizada en plomo».

Según detalla Santiago Martínez Caballero, la palestra es un gran espacio al aire libre, rodeado con un pórtico de pilastras en tres de sus lados, en cuya parte meridional se sitúa una gran piscina o natatio, de 16,4 metros de longitud y 19 de anchura, que ya fue identificada en veranos anteriores y que ha sido explorada en su conjunto. Esto, apunta el investigador, «ha permitido apreciar la depurada técnica constructiva de la misma, al estar conformada por un vaso talado en la roca, impermeabilizado con muros de ladrillo y revestimientos de mortero hidráulico». Un cuidado pavimento de baldosas de ladrillo en 'opus spicatum' (dibujo de espina de pez), una escalera de descenso y un banco corrido en grandes sillares de granito completan los elementos de este espacio, en cuya excavación se han recuperado más de medio centenar de grandes bloques de piedra pertenecientes a la coronación del borde de la piscina, así como al pórtico que la rodeaba. Estas excavaciones en Confloenta forman parte de un proyecto ambicioso de la Diputación, que este año ha vuelto a invertir 50.000 euros en ellas y que pretende hacer de la antigua ciudad romana–la única de la provincia potencialmente explorable al completo– un exponente principal del patrimonio histórico y cultural de la provincia y una vía de desarrollo económico y de empleo para la zona.

Bravo, atendiendo a las explicaciones de Martínez Caballero, manifestó su admiración por la capacidad innovadora de los constructores de este complejo de baños fechado en el siglo II después de Cristo y que habría funcionado hasta el siglo IV, quienes dejaron la palestra abierta en su lado sur, lo que dejaba el borde de la piscina abierto hacia el horizonte de Somosierra, a modo de las modernas piscinas 'infinity' de la actualidad, causando un efecto óptico que fusionaba la lámina de agua de la piscina y el horizonte.

Fortuna

Con 800 metros cuadrados ya explorados, y después de que durante la pasada campaña de 2019 y la presente los investigadores hayan encontrado, en un espacio donde posiblemente se situara un 'sacellum' (aula dedicada al culto), un conjunto de cabecitas y figuras humanas geométricas, fragmentos de más de medio centenar de vasos y varias aras identificadas con ofrendas y exvotos dedicados a la diosa Fortuna, las hasta ahora denominadas Termas del Sur han sido identificadas como Termas de Fortuna.

Este hallazgo, que ya el año pasado era considerado de gran relevancia por el director de las excavaciones, ha visto incrementado su valor gracias a las nuevas investigaciones, ya que han sido identificadas dos inscripciones dedicadas a la diosa que confirman la existencia de este culto: una descubierta en uno de los altares recuperados en las termas y la segunda, en un posible pedestal de una estatua de la diosa, hasta hace poco conservado en la fachada de una casa del pueblo de Duratón y ahora ya depositada en el Museo de Segovia.

Culto a divinidades

En opinión de Santiago Martínez Caballero, «si bien los cultos a divinidades –a las que se vinculaba el poder salutífero o curativo de las aguas– en termas romanas asociadas a manantiales y fuentes de agua son habituales, estos no son comunes en termas urbanas abastecidas por un acueducto, como lo son estas termas de Confloenta». No en vano, en el conjunto de lo que fueron las provincias romanas imperiales, tan solo en una decena de termas de este tipo –en lugares como Roma, Como, Mileto, Thugga, Beirut, Ptolemaida o Ammán– se han localizado cultos de estas características.

Según las investigaciones realizadas en el yacimiento segoviano, en las termas de Confloenta se habría venerado a la 'fortuna balnearis' o 'fortuna de los baños', diosa que manifestaría su potencia divina mediante lo que se considerarían propiedades terapéuticas, salutíferas e incluso sanadoras de las aguas utilizadas en las salas de baños fríos, templados y calientes, en la sauna y en la piscina del complejo.

Estas han sido las averiguaciones más significativas de las últimas excavaciones por parte del equipo de investigadores, pero no ha sido el único espacio en el que han trabajado, tratando de documentar un complejo situado al sur de la ciudad que podría superar los 2.200 metros cuadrados de superficie. Durante este tiempo también se ha intervenido en el jardín central del complejo, un espacio abierto de recreo paseo en el que se ha exhumado un ninfeo o fuente recreativa, colocada en un espacio absidial, donde se situaban varios caños que vertían el agua sobre un estanque que se prolongaba hacia el jardín.

Además, las investigaciones también han estado focalizadas en el área de servicio de las termas y, de manera principal, en la conclusión de la excavación del gran 'praefurnium', el horno que alimentaba de aire caliente tanto a las cámaras ('hypocaustum') situadas bajo los suelos de las salas de baños calientes ('caldarium') y templados ('tepidarium'), como a las colocadas en las paredes (concametariones) de esas mismas salas y destinadas a calefactar estos espacios de baños.

Como novedad este año, las investigaciones en el yacimiento, que finalizarán el 1 de septiembre, han sido complementadas con visitas guiadas, organizadas por la Diputación y el Ayuntamiento de Sepúlveda, a lo largo de todo el mes de agosto, con 393 personas inscritas.

Comentarios

0 # Melvina 05-09-2020 08:01
I feel that is among the so much vital information for me.
And i'm glad reading your article. However want to observation on some basic issues, The website
taste is ideal, the articles is in reality great : D.
Excellent task, cheers

Comments are now closed for this entry