Huellas para la historia

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Escondido de lleno en plenas Hoces del río Duratón, Sepúlveda es un villa que ofrece un conjunto de monumentos y calles estrechas, donde este fin de semana el visitante ha podido disfrutar de las diversas actividades que, con motivo de la Fiesta de los Fueros se han sucedido.

 


 

Talleres artesanales e infantiles y medio centenar de puestos de complementos, indumentaria medieval y diversas manualidades han servido para engalanar durante estos días la Plaza de España y sus aledaños.

Poco a poco, los estandartes y antorchas que poblaban los sitios más emblemáticos y la preparación de los distintos escenarios forman parte de lo que la alcaldesa calificó como “un ofrecimiento a las gentes que en estos días han llegado a la villa, un lugar con una larga tradición hospitalaria que acoge con agrado a los de fuera”.

El Museo de los Fueros suma 16.000 visitas

Una vez más, una de las atracciones de este año en la fiesta es el Museo de los Fueros, inaugurado el pasado año con el objetivo de mostrar el patrimonio artístico, arqueológico y documental más significativo de Sepúlveda, procedente de varias iglesias e instituciones de la villa.

Se intenta valorar y difundir la historia de Sepúlveda y su Comunidad de Villa y Tierra, tomando como eje conductor su Fuero, elemento clave y fundamental de su pasado histórico. Se trata de una herramienta imprescindible para comprender la historia de Castilla. “Es como una ventana a la lejana Edad Media que en estos días queremos abrir al público asistente”, afirma la responsable del museo, Ana Herrero. La iglesia de los santos Justo y Pastor, sede del museo, ya ha recibido más de 16.000 visitas desde su inauguración y cuenta con actividades-taller programadas para niños de 6 a 12 años en el mes de julio, “para involucrarlos en la comprensión de la historia del lugar donde habitan” comenta Herrero.

Fuente de la noticia: El Adelantado de Segovia, 20 de Julio de 2008