Cuatro calles franquistas perviven en Burlada, pese a la Ley Foral de Símbolos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
A falta de cinco meses para que el Ayuntamiento de Pamplona cambie el nombre de 20 calles franquistas de la Chantrea y cuatro años más tarde de la entrada en vigor de la Ley Foral de Símbolos, en Burlada todavía perviven cuatro calles con nombres franquistas que recuerdan la memoria de personas que participaron en el régimen: Faustino Garralda, Federico Mayo, Pío Loperena y José Mina. En el resto de los municipios de la Comarca no se han detectado más calles con este tipo de terminología.

La Ley Foral de Símbolos, aprobada en 2003, dictaba un plazo de un año desde la publicación de la ley para que las autoridades procedieran a la retirada y sustitución de la simbología propia del régimen franquista en la Comunidad Foral, a excepción de aquellos símbolos cuya retirada resultase materialmente imposible. En este sentido, el Consistorio burladés lleva más de cuatro años de retraso.

Las calles franquistas de Burlada son Faustino Garralda, Federico Mayo, José Mina y Pío Loperena. El origen histórico de las cuatro está recogido en el Estudio Toponímico de Burlada escrito por el historiador y etnógrafo José María Jimeno Jurío (Artajona, 1927/Pamplona, 2002).

El antropónimo de la calle Faustino Garralda proviene de las casas Garralda y Beloso, a los dos lados de la carretera, pasando el puente, que eran jurisdicción de Pamplona, pero cuyos inquilinos hacían vida en Burlada. Por considerarlos unos vecinos más del municipio, los burladeses decidieron dedicarle una calle al requeté Faustino Garralda, nacido en la primera de las dos casas y muerto en el frente durante la Guerra Civil.

los personajes Federico Mayo Gayarre, pamplonés (1894-1954), fue ingeniero de minas, oficial del Ejército, director general del Instituto Nacional de la Vivienda desde 1940 e impulsor del Patronato Francisco Franco. A fecha de hoy, cuenta con dos calles en la Comarca, una en la Chantrea y otra en Burlada. En este último municipio se concedió su nombre a la calle en las que estaban ubicadas unas casas que diseñó él mismo en 1950 y que se conocían antiguamente como La Chantreíca de Burlada .

Pío Loperena de Andrés fue oficial del Ejército y tuvo su residencia en la casa comercio de su familia en las Ventas, enfrente del bar Unzu. Murió en el frente en diciembre de 1936. Su calle une la calle Mayor con la de San Francisco y el Soto. Por su parte, José Mina Echalecu, joven requeté burladés, también murió en 1936, el 5 de noviembre en el Hospital de Sepúlveda (Segovia).

El significado de los nombres de estas cuatro calles ha pasado desapercibido en Burlada. El propio alcalde de Burlada, José Muñoz (PSN), anunció que debía investigar si estas calles eran franquistas o no, cuando fue rechazada una moción, presentada por ANV en Burlada, que instaba al equipo de gobierno a que retirase los carteles de las vías mencionadas.

En este sentido, y preguntado posteriormente por este periódico, el alcalde anunció que el Ayuntamiento "hará lo que dicte la Ley, pero sin precipitarse". Cuatro años después de la entrada en vigor de la Ley Foral de Símbolos, la cuestión sigue pendiente.

En el resto de los municipios de la Comarca no se ha detectado ninguna calle con nombre franquista en la actualidad. Por un lado, están aquellos municipios en los que no hay vestigios del régimen porque se edificaron en épocas posteriores a este periodo de tiempo; y, por otro, aquéllos que surgieron de la mano del crecimiento obrero, como Noáin y Beriáin, en los que no se conmemoró a ninguna personalidad.

En un caso especial se encuentran el Valle de Aranguren, Huarte y Villava, que procedieron a la retirada de las huellas del franquismo durante los primeros años de la Transición. En Villava, entre 1979 y 1983, las calles General Mola y Martínez de la Tradición se sustituyeron por Pedro Atarrabia y Las Eras, respectivamente. El primer alcalde de Huarte, José Luis Pérez, cambió la avenida principal del pueblo, Los Mártires, por Zubiarte. La calle Mayor de Aranguren fue conocida hasta hace unos 30 años como Amadeo Marco, en honor al presidente de la Diputación Foral durante el franquismo. Los tres alcaldes actuales de estos municipios confirmaron estos datos históricos.

l José Mina. Desde el costado de la iglesia de San Juan hasta la plaza de Las Eras. José Mina Echalecu fue un joven requeté burladés muerto en el Hospital de Sepúlveda (Segovia) en 1936.

l Faustino Garralda. Desde la calle Mayor hasta San Francisco. Faustino Garralda fue un joven requeté burladés que murió en frente durante la Guerra Civil.

l Pío Loperena. De la calle Mayor a San Francisco y El Soto. Pío Loperena de Andrés vivió en la casa de las Ventas, enfrente del actual bar Unzu. Fue oficial del Ejército y murió en 1936.

Fuente de la noticia: www.noticiasdenavarra.com , 21 de Julio de 2008