Héroe ibérico para el siglo XXI

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Lo que empezó como la añoranza por los escenarios perdidos entre las viñetas infantiles puede convertirle en el autor de 'El Jabato' del siglo XXI. Luis Antonio Ródenas, nacido en Madrid (1965), 'crecido' en Aranda de Duero y 'madurado' en Valladolid, aún cree en héroes de papel capaces de transmitir nobleza, amistad, bondad y justicia aplicables a la vida diaria.

Al contrario de lo habitual, Internet no sólo no ha enterrado un pasado de papel sino que ha sido el vehículo que ha puesto en contacto a los defensores del cómic más clásico. La celebración del medio siglo de vida de 'El Jabato', la compenetración de Ródenas con el dibujante salmantino José Revilla (Ciudad Rodrigo, 1963) y la generosidad de Víctor Mora, guionista original de este continuador del 'quijote' ibérico, han hecho posible que la editorial (Ediciones B) diera el visto bueno a 'La hermandad de la espada', la nueva entrega que ya puebla los quioscos.
 
Segundón
 
Frente a una legión de amantes de 'El Capitán Trueno' (en cuyas ediciones se cobijaron sus últimas aventuras a finales de los sesenta), al héroe 'pobre' que era 'El Jabato' tampoco le faltaban sus acérrimos. No importaba que el primero vendiera más de 300.000 ejemplares semanales frente a los 60.000 de nuestro protagonista redivivo en sus mejores tiempos. «De hecho, Revilla y yo nos conocimos en un club de fans del 'Jabato', y empezamos a intercambiar ideas. A él le invitaron a que enviara su trabajo y llegó el contacto con la editorial -explica Ródenas-. El resto fue gracias al apoyo de Armonía, la mujer de Víctor Mora».
 
La pista del personaje en busca de lugares en los que deshacer entuertos y perseguir villanos se había perdido en 1968, cuando Mora y su dibujante Darnís habían publicado su última entrega. En 'La hermandad de la espada', el héroe hispano y sus inseparables Taurus y Fideo dejan las lejanas tierras (antes llegaron al Kilimanjaro, a Indochina...) para adentrarse junto a los cauces del río Durius (el Duero, claro). «Si hay continuidad, pretendo que nuestro héroe recorra toda la península», explica Luis Ródenas.
El nuevo guionista pasa largas horas por las carreteras de Castilla y León atendiendo a su profesión de aparejador. Y en las vastas llanuras y roquedales le ha llegado la inspiración. «Esta primera historia se me ocurrió en las Hoces del Duratón -continúa el guionista-. Iba conduciendo y me hice el esquema. Veía una roca y decía, de allí se va a caer el 'malo'».
 
Los puristas del personaje encontrarán a sus colegas de aventuras de siempre. Pero los continuadores de la saga se han propuesto algo más que repetir la fórmula. «De entrada yo veo un 'Jabato' más humano, treintañero, con barba de tres días cuando toque y que tenga como enemigos a todos los imperios». En resumen, «un héroe universal pero que no tenga aspecto de superhombre. Todos podemos ser ese gran hombre, en un momento u otro».
 
El retoque físico también llegará a fechas y lugares. Aquel tebeo de hace 40 años era capaz de oscilar entre los romanos y algo que podía parecerse a la Edad Media. Víctor Mora quiso situarlo en tiempos de Julio César (siglo I antes de Cristo) pero la editorial exigió su 'cristianización' y se cruzaron por medio personajes de nuestra era como Nerón. Luis Ródenas se ha dado un margen y sitúa a su 'Jabato' en los tiempos del emperador Tito (79 d. C.)
 
Renovadores de aquí
 
Aunque Ediciones B todavía no ha planteado la continuidad, sus renovadores castellanos dicen tener las espaldas cubiertas. «Creo que soy capaz de crear una historieta en una tarde porque tengo la ilusión y, además, conozco bien al personaje», afirma el guionista. Una legión de nostálgicos y algún joven alentado por sus mayores han convertido a 'La hermandad de la espada', con sus 5.000 ejemplares, en la 'estrella' de las tres publicaciones (dos de ellas reediciones) que se han hecho para celebrar este medio siglo. Y ello, a pesar de que, como dice Ródenas, «la España de hace 40 años era de cómic y ahora es de tele».
En otros países, la tiranía de lo audiovisual no es incompatible con los tebeos. En Francia, 'Astérix' sigue vendiendo varios millones en cada nueva entrega.
 
De confirmarse la pareja Ródenas-Revilla como nuevos 'jabateros', Castilla y León mantendría su casi inexplicable hegemonía de regeneradores de tebeos. Y sonreirán satisfechos Manuel Gago, creador de 'El guerrero del antifaz' y Jesús Redondo, el último que dibujó a 'El Capitán Trueno'.
 
Fuente de la noticia: El Norte de Castilla, 23 de Noviembre de 2008