El nordeste de la provincia corre el riesgo de quedarse sin señal cuando llegue la TDT

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
A siete meses de que se produzca el 'apagón analógico' y de que se implante en la provincia la Televisión Digital Terrestre (TDT), la amenaza de quedarse sin señal pende sobre más de 22.000 segovianos. En concreto, un estudio privado elaborado por la plataforma más importante de Europa en sistemas de transmisiones vía satélite SES Astra, augura serias dificultades para que el nordeste segoviano obtenga la cobertura suficiente para captar y disfrutar de la TDT en el momento en el que la actual televisión terrestre deje de funcionar, hecho que ocurrirá el 30 de junio del próximo año.
En esta situación de sombra tecnológica se halla uno de cada diez castellanos y leoneses -continúa el informe-, o lo que es lo mismo, unos 200.000 ciudadanos que residen en la comunidad autonóma corren el riesgo de quedarse sin poder ver la televisión cuando deje de emitir la señal terrestre.
 
Cabe recordar que, en el pasado mes de octubre, SES Astra impugnó el concurso para la ampliación de la cobertura de televisión digital en Castilla y León. Por aquel entonces, la plataforma autora del informe argumentó como principales razones la vulneración del principio de neutralidad tecnológica, favoreciendo la tecnología digital terrestre frente a la satelital. También aludió al impedimento de la libre competencia en el sector de las telecomunicaciones por satélite.
 
El estudio hecho público por SES Astra ha tenido en cuenta cifras demográficas y datos relativos a indicadores de la TDT, como la cobertura, venta de sintonizadores y audiencia. Asimismo, durante la investigación se ha llevado a cabo un trabajo de campo en 43 instaladores de la región. El informe concluye que los índices de concluye que los índices de penetración de la televisión Digital Terrestre en Castilla y León se encuentran entre los más bajos de España. Como muestra, un botón. La audiencia de esta programación en la comunidad autónoma apenas llega al 11%, cuando la media nacional supera el 18%.
 
Obstáculos orográficos
 
A la lógica problemática que conlleva la adaptación a un sistema novedoso que aún no se ha asentado entre la población se suman otras dificultades que discurren en detrimento del logro de la adecuada cobertura. El estudio nombra, por ejemplo, los obstáculos orográficos que han de salvarse para que la señal alcance y llegue a cada rincón.
 
Otra barrera con la que se topa la implantación y adecuación a la Televisión Digital Terrestre es la dispersión poblacional, tan presente en el caso castellano y leonés. Asimismo, el informe se refiere al estado actual de las instalaciones y las frecuentes interferencias que se producen entre los centros difusores terrestres, lo que contribuye también a dificultar la extensión completa de la futura señal digital.
 
Estas barreras demográficas, territoriales y geográficas con las que choca la total implantación de la TDT son las que presenta, en cierto modo, el nordeste segoviano. De ahí que el informe estime que más de 22.000 ciudadanos residentes en los municipios y pedanías de esta zona de la provincia, especialmente en el entorno del Duratón y de las Hoces, corran el serio riesgo de no poder ver la televisión a partir del 30 de junio del 2009, cuando no haya otra forma de disfrutar de este servicio que no sea a través de la TDT debido al 'apagón analógico'.
 
En la actualidad, nueve de cada diez ciudadanos de Segovia tienen la posibilidad de acceder a la Televisión Digital Terrestre. Esta cobertura es factible gracias a los tres centros que emiten en este tipo de señal en la provincia: La Atalaya, Aranda de Duero y Cuéllar. Los instaladores señalan como probable que aproximadamente el 14% de la población segoviana quede en sombra, sin cobertura, y, la inmensa mayoría se sitúa en el nordeste.
 
Zonas en sombra
 
En cuanto al resto de la comunidad autónoma, Zamora, Ávila y León son las provincias que se pueden ver más afectadas y presentar más problemas para la implantación completa de la TDT.
 
En concreto, el informe de SES Astra señala que las comarcas con mayores complicaciones son Babia, Laciana, Ancares y algunos enclaves de El Bierzo, en León. En el caso zamorano, los entornos de Sanabria, Sayago y al noroeste de Benavente. Por su parte, las áreas de Arenas de San Pedro, Burgohondo y el Barco de Ávila, en territorio abulense, son las que padecen más complejidades en la cobertura y sintonización de la señal digital.
 
En Burgos, la sombra del apagón televisivo se extiende en el entorno de las Merindades y en la zona de Aranda de Duero. Por lo que respecta a Palencia, los instaladores creen que tras el apagado analógico las áreas sin cobertura se situarán en la montaña, a lo largo de 157 núcleos de población. En Salamanca, tendrá dificultades gran parte de la comarca de Ciudad Rodrigo. En Soria, las complicaciones se centran en los entornos del Moncayo y Tierras Altas. En Valladolid, las zonas conflictivas se sitúan en el sur y el noreste de esta provincia.
 
Fuente de la noticia: El Norte de Castilla, 28 de Diciembre de 2008