Los municipios que pierden población persiguen nuevas actividades económicas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Para poner freno al descenso de población los alcaldes de municipios como Sepúlveda o Santa María la Real de Nieva persiguen la generación de nuevas actividades económicas, principalmente con la creación de polígonos industriales. Tras la aprobación el pasado diciembre por el Consejo de Ministros del último padrón, se confirma que estos dos municipios se encuentran entre los que más población han perdido en la provincia de Segovia en la última década. En este sentido, según los datos hechos públicos por el INE, Sepúlveda ha pasado de 1.330 habitantes en 1998 a 1.287 en el último padrón oficial. Hay que tener en cuenta, además, que este municipio tenía 2.273 vecinos en 1900 y desde entonces no ha dejado de perder población.

Por lo que respecta a Santa María la Real de Nieva, el padrón de 1998 ascendía a 1.496 habitantes, mientras que en el de 2008 suma 1.242. En cuanto a su evolución en el último siglo, en 1900 tenía 942 vecinos, según el INE, pero en la década de los cincuenta perdió población hasta quedarse en 885, recuperándola con la anexión de otros núcleos de población en los sesenta y setenta. El padrón de este municipio era de 2.734 habitantes en 1970.

La alcaldesa de Sepúlveda, María Concepción Monte (PP) admite que le preocupa el descenso de habitantes en el municipio que tiene “una población envejecida y que ha ido perdiendo vecinos de forma paulatina en los últimos diez años, sin que se hayan adoptado medidas para cambiar la tendencia”, asegura.

Monte añade que la población se triplica en fines de semana y en verano pero reconoce que los jóvenes emigran a otras localidades ante la falta de expectativas laborales, una situación que se repite en la mayor parte de los municipios del Nordeste de Segovia, con la excepción de dos o tres localidades más grandes que han vivido en los últimos años un ‘boom’ inmobiliario.

Asegura también que desde que accedió a la Alcaldía hace año y medio uno de sus objetivos es la creación de un polígono industrial pero ha encontrado cierta oposición en el municipio e incluso dentro de la propia corporación municipal. En su opinión, la idiosincrasia de Sepúlveda, con el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón y un importante patrimonio histórico-artístico, quedaría salvaguardada si se construye un polígono fuera del núcleo urbano, y señala la franja comprendida entre el casco histórico y El Olmo.

La misma solución busca el alcalde de Santa María la Real de Nieva, Eusebio García (PP), con la consecución de un polígono industrial en un municipio que ha perdido el 7% de su población en un año, según mantiene. A diferencia de Sepúlveda, en los últimos años ha vivido la llegada de un numero destacado de inmigrantes (7% del censo), aunque se trata de un colectivo con mucha movilidad y, por ejemplo, aproximadamente la mitad de la población que ha perdido eran vecinos de origen extranjero.

García indica que el polígono industrial, actualmente en trámites administrativos, podría atraer inversiones en el municipio, donde actualmente hay únicamente dos empresas que generan empleo, una del sector de fontanería y electrodomésticos y otra de hostelería. Por otro lado, hay en Santa María varios proyectos de polígonos urbanos para la construcción de viviendas en distintas fases de desarrollo.

En el último padrón municipal llama la atención el crecimiento de población, superior al 40%, de Ituero y Lama, a 30 kilómetros de Segovia capital, en la zona Oeste de la provincia. La razón se debe al empadronamiento de los residentes de una urbanización situada junto a la carretera N-VI, alejada del casco urbano del pueblo, con el que los nuevos residentes, en su mayoría procedentes de la comunidad de Madrid, prácticamente no tienen relación.

Otros municipios que experimentan aumentos de población destacables son Hontanares y Palazuelos de Eresma. Sus alcaldes, Domingo Asenjo (IU) y Pedro Luis Cuesta (PSOE), aunque señalan que es un dato positivo, destacan también el esfuerzo de planificación y la dedicación de recursos que son necesarios para ofrecer los servicios que demandan las nuevas familias, así como iniciativas para integrar a estos vecinos, en su general muy jóvenes, cuando los ingresos de los Ayuntamientos siempre son insuficientes.

El padrón de 1900

La población de la mayor parte de la provincia ha cambiado significativamente en el último siglo. En 1900 la ciudad de Segovia tenía 14.547 habitantes, Cuéllar, 4.064; San Ildefonso, 3.388; Cantalejo, 2.238; Sepúlveda, 2.273; Riaza, 2.190 y El Espinar, 2.160. Había otros 16 municipios con más de mil habitantes, entre ellos Valverde del Majano que, después de perder población hasta tener 636 en 1970, desde el año 2000 ha recuperado vecinos y en el último padrón municipal supera ya los 900.

Llama la atención que hace cien años ninguno de los municipios segovianos tenía menos de cien habitantes y, entre los más pequeños, Pajarejos ya se llevaba entonces la palma con 144 habitantes (actualmente 38). Entre los que han perdido más población se encuentra, además de Sepúlveda, Maderuelo, que de superar los 800 habitantes en la década de los años treinta del siglo XX ha pasado a 172 en el último padrón municipal.

Fuente de la noticia: El Adelantado de Segovia, 6 de Diciembre de 2009