La Junta centra sus esfuerzos en el nordeste de la provincia

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
La provincia también sufrió los efectos de la nieve caída en la tarde y la noche del viernes. Las zonas más afectadas fueron las del nordeste y el centro de la misma.
Así, el centro de coordinación operativa del Plancal mantuvo activado el nivel 1 de gravedad y todos los equipos del dispositivo de vialidad invernal trabajaron en la limpieza de las carreteras de la red autonómica. La nevada fue especialmente intensa en los entornos de Cantalejo, Riaza, Sepúlveda y Santa María la Real de Nieva. Hubo momentos en que más de 500 kilómetros de la red provincial precisaron el uso de cadenas para circular.
 
Los accesos al Hospital General fueron una prioridad en las labores de limpieza y los nueve pacientes que debían acudir en la mañana de ayer para una sesión de diálisis lo pudieron hacer sin problemas.
 
Los centros de salud y puntos de atención de la provincia también ofrecieron sus servicios con normalidad. La Guardia Civil colaboró en algunas de las salidas necesarias para atender avisos. Igualmente, se mantuvo el refuerzo en los puntos de atención continuada de Boceguillas y Ayllón.
 
La agencia de Protección Civil y Consumo de la Junta alerta de que las temperaturas mínimas podrían descender a los diez grados bajo cero. El brusco descenso sitúa a la provincia en nivel naranja de aviso. Asimismo, persiste la recomendación de evitar los desplazamientos por carretera salvo en caso de necesidad. Al cierre de esta edición, sólo era necesario utilizar cadenas en tres vías de la red autonómica, en la zona norte y este de la provincia.
 
Fuente de la noticia: El Norte de Castilla, 11 de Enero de 2009