Las temperaturas diurnas positivas normalizan las calles y carreteras

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Después de tres días con temperaturas máximas por debajo de cero grados, el tiempo mejoró ayer con el cielo despejado y llegó a 2 grados por encima del punto de congelación hacia la una de la tarde. El sol y la mejora de la temperatura contribuyeron al inicio del deshielo de la nevada caída en la provincia y a que mejorasen las condiciones en las calles de la ciudad, en los pueblos y en las carreteras.
El delegado territorial de la Junta, Luciano Municio, como director del Plan Territorial de Acción Civil (Plancal), declaró ayer a las 18 horas el fin de la emergencia y desactivó el nivel 1 de gravedad. No obstante, mantiene aún hoy la alerta meteorológica en nivel naranja por temperaturas mínimas extremas, que pueden llegar a 10 grados bajo cero en toda la provincia, de acuerdo con la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología.
 
Vialidad
 
En la reunión del Centro de Coordinación Operativa de la delegación de la Junta se puso de manifiesto que a las seis de la tarde las carreteras de la provincia habían recuperado la normalidad. A esa hora, en la Red Autonómica de Carreteras, sólo se mantenía la necesidad de utilizar cadenas en un tramo de la SG-945, entre los puntos kilométricos 15,49 y 29, desde Maderuelo al límite con la provincia de Burgos.
 
El dispositivo de Vialidad Invernal del Servicio Territorial de Fomento trabajaba a esa hora en el tratamiento de las carreteras para combatir la aparición de placas del hielo y continuó haciéndolo a lo largo de la noche.
En cualquier caso, dado que las temperaturas se esperan muy bajas, la Junta recordó que es necesario extremar la precaución en todas las carreteras por la helada prevista en toda la provincia, donde continuaron las temperaturas bajo cero en muchos lugares, la situación más problemática afectaba a las carreteras secundarias de toda la zona nordeste por la presencia de hielo y nieve, especialmente en las áreas montañosas, desde San Miguel de Bernuy a Sepúlveda, Ayllón y Riaza y desde esta comarca a Montuenga a lo largo de toda la sierra.
 
Queda tarea
 
En la ciudad, el dispositivo municipal centró ayer su actividad en las calles de todos los barrios donde no había podido actuar a fondo el sábado, acudiendo con camionetas para echar sal a los lugares que indicaba la Policía Local -cuyos agentes recorrían la ciudad para ver los puntos con más problemas-, como la zona de la Judería o la calle de Santa Engracia, o a demanda de los vecinos, como ocurrió en Fuentemilanos y Revenga, donde algunas calles seguían impracticables. Por la tarde, Paloma Maroto, concejala de Medio Ambiente y Protección Civil, informó que había dado instrucciones para mantener limpias las entradas a los colegios y centros sanitarios. Hoy continuará el dispositivo para «rematar el trabajo con algún camión y una brigada porque aún queda tarea».