La crisis y las carencias «abruman» los juzgados

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hace apenas dos meses, el presidente de la Audiencia Provincial de Segovia, Andrés Palomo, daba la voz de alarma con motivo de la huelga convocada por la judicatura. Si la carga de trabajo ya era alta cuando entró a funcionar el Juzgado número 5, «ahora estamos peor». Es decir, que entran más asuntos que los que pueden resolver los quince jueces y magistrados de la provincia. Ese aviso ha quedado reflejado en la memoria de actividad hecha público ayer por el Tribunal de Justicia de Castilla y León (TSJCYL).

El esfuerzo -alabado por Palomo- de los integrantes y responsables de los órganos judiciales y de los funcionarios ha ayudado a «sobrellevar» la tradicional «falta de medios» con la que ha tenido que lidiar la Administración de Justicia por culpa de las rácanas inversiones de los diferentes Gobiernos, «que siempre han ido por detrás de las necesidades», lamentó en su día el presidente de la Audiencia Provincial de Segovia.
 
Insuficientes
 
El río ha crecido, a tenor de un primer análisis de los datos de la actividad soportada el año pasado por los juzgados segovianos. Y el caudal de expedientes ha llegado a un límite en el que ya se puede hablar de «inundación», como apuntó hace dos meses Palomo. El incremento del trabajo y de las responsabilidades ha sido exponencial a lo largo del 2008, hasta tal punto que «los cinco Juzgados de Instrucción segovianos se encuentran más abrumados que cuando el número 5 inició su marcha», concluye Palomo en su repaso a la actividad del 2008.
 
Y ello a pesar de que, después de los dos meses de conflictos laborales, incluidos los paros de los funcionarios de Justicia, se logró que a final del curso «no resten secuelas», precisa el presidente de la Audiencia Provincial.
 
«La entrada en funcionamiento del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 (abierto en diciembre del 2007 en la calle Ezequiel González) se ha revelado insuficiente» para paliar la carga de trabajo, especialmente civil, que padece el partido judicial segoviano, asevera una de las conclusiones de la memoria del Tribunal Superior autonómico.
 
Esta carencia hace imperiosa la constitución del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6, como sugiere el presidente de la Audiencia en su resumen del año. Esta «absoluta necesidad» se sustenta sobre un dato: el curso pasado se cerró con el registro de 4.600 asuntos, quedando pendientes alrededor de tres mil expedientes civiles, si se suman los correspondientes a la jurisprudencia contenciosa y los competentes al Derecho de Familia.
 
El presidente de la Audiencia Provincial no se olvida de «otras situaciones gravosas que no se ponderan», como la del Juzgado número 2, que por culpa del Registro Civil sufre un incremento notable de expedientes, sobre todo relacionados con la nacionalización de extranjeros. Además, otros juzgados «tienen que multiplicarse» porque añaden al trabajo ordinario los asuntos de violencia de género, recalca Andrés Palomo.
 
Sobrecargas
 
La situación del Juzgado de lo Penal no es mejor. El aumento de la carga de trabajo determina la necesidad de crear un segundo órgano para estos casos, esgrime el presidente de la Audiencia Provincial en su resumen anual. El curso 2008 terminó con 149 asuntos pendientes y contabilizó la entrada de 440 trámites, que se añadieron a los 169 que quedaban del ejercicio anterior.
 
A la hora de buscar los motivos que han desencadenado esta sobrecarga de actividad en los juzgados de Segovia, la crisis económica aparece como uno de los más influyentes. Así lo reconoce Andrés Palomo en la memoria anual publicada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.
 
Buena prueba de ello es la acumulación de trabajo que soportó el Juzgado de lo Social durante el ejercicio pasado, llegando a encargarse de más de 1.100 procesos incoados, lo que representa una subida cercana al 58% con respecto al volumen de expedientes vistos en cursos precedentes.
 
La crisis financiera y laboral también ha hecho mella en la actividad del Juzgado de lo Mercantil, que ha visto «desbordado» al ver cómo se ha disparado la entrada de expedientes, registrando en el 2008 un movimiento superior a los ochocientos asuntos. El curso se cerró con 440 casos pendientes.
 
En cuanto al resto de partidos judiciales de la provincia -Cuéllar, Sepúlveda y Santa María la Real de Nieva- no precisan ampliación alguna, pese a las necesidades coyunturales por las que atraviesa el juzgado sepulvedano.
 
Efectivos escasos
 
Además de las infraestructuras, los efectivos humanos disponibles son el otro caballo de batalla. El presidente de la Audiencia segoviana subraya que es «imprescindible» reforzar el personal, sobre todo ante «la escasez de plantilla del Juzgado de lo Penal, del registro Civil y del Juzgado de Santa María la Real de Nieva».
 
Por lo que respecta a los medios tecnológicos, Andrés Palomo confía en que el sistema de notificación Lexnet se consolide a lo largo del actual ejercicio, ya que, «aunque se han cambiado los ordenadores, no parece que sea inmediato su funcionamiento».
 
Por último, el presidente de la Audiencia reitera la necesidad de levantar un complejo único donde se ubiquen de manera conjunta y racional los juzgados de la capital segoviana.
 
Fuente de la noticia: El Norte de Castilla, 16 de Abril de 2009