La gran familia de San Marcos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

E l padre Alfredo, carmelita de 87 años, no quiso perderse la cita. En 1938, con 15 años, llegó al Convento de los Carmelitas Descalzos, del que llegara a ser prior en la década de los 50, y todavía recuerda los duros tiempos de la postguerra, cuando repartió leche en polvo y queso “americano” entre los vecinos de San Marcos. El padre Alfredo se siente un vecino más de San Marcos; y, como tal, no quiso perderse el arranque de las fiestas de la “Romería de San Marcos”, que organiza la asociación vecinal que preside José Luis Lodeiro.

Como el carmelita, también pertenece a la “gran familia” de San Marcos, Juana Martín García,   de 74 años, que hoy reside en Alcalá de Henares (Madrid) y que por la tarde sería nombrada “Romera Mayor”. “Soy  alcalaína de adopción, pero llevo a San Marcos en el corazón”, decía emocionada, horas antes de recibir el nombramiento. Aunque en el barrio hoy viven apenas medio centenar de personas, muchos, como Juana Martín, que ya viven fuera, no se pierden estas fiestas, que suponen el reencuentro “con los vecinos de toda la vida”.

barrio emblemático Las fiestas de San Marcos suponen el arranque en el calendario de las fiestas de los barrios, según destacaba ayer el alcalde, Pedro Arahuetes. “Se trata de un barrio poco poblado, pero es emblemático, tiene un encanto muy especial, hay que mantener las tradiciones, apoyar y fomentar sus fiestas”, dijo Arahuetes, quien recordó como de pequeño acudía a San Marcos, como tantos segovianos, a comprar las famosas “avellanas”.

Y precisamente el premio Avellanas de San Marcos “El Madriles” es el que en la mañana de ayer entregó la asociación a la Concejalía de Cultura, que dirige Clara Luquero, por su apoyo al certamen literario “Romería de San Marcos”.

En el escenario ubicado junto al fielato, Luquero recibió el galardón, que hizo extensivo a todo su equipo. “Recibir este reconocimiento en el Día del Libro supone algo muy entrañable”.  Como entrañable también fue la entrega del premio “Santo Varón” al Mesón El Arriero, que recogió, emocionada,  Juana Iglesias. La cultura protagonizó ayer por la mañana el arranque de los festejos. Con independencia de una nueva edición, la cuarta, del Certamen de Pintura Rápida, la asociación quiso destacar la fuerte vinculación de San Marcos con la literatura y el arte.

Tras un homenaje a los poetas Arcipreste de Hita y Antonio Machado, que consistió en depositar un ramo de flores en las dos placas situadas en la fachada del fielato, los vecinos acudieron a la casa-estudio del pintor Lópe Tablada de Diego (1903-1974). La alcaldesa de Sepúlveda, Concepción Monte, en presencia del alcalde de Segovia y los dos hijos el pintor, Rosa Tablada y Lope Tablada, descubrió una placa colocada en la fachada de la casa que durante muchos años fue el estudio del pintor, fuertemente vinculado a Sepúlveda, donde vivió más de una década. Monte destacó que Lope Tablada de Diego "supo plasmar la belleza de los rincones de Sepúlveda y gracias a él ha sido conocida internacionalmente".

Rosa Tablada señaló que la familia “hemos mantenido esta casa en homenaje a mi padre, era su estudio, una casita toda de madera con un encanto muy especial,  cuando entramos en ella, notamos su presencia (...) este homenaje es muy especial”.

Ya por la tarde tuvo lugar los nombramientos de Romera Mayor (juana Martín), Reina de las Fiestas (Sara Domínguez) y los romeros infantiles (Aitor Álvarez y Beatriz Gil). A continuación pronunció el pregón el locutar de Radio Segovia-40 principales Alfonso Asenjo. La jornada concluyó co la degustación del típico arroz con lece, bollos y limonada. El “día grande” de las fiestas será el próximo domingo, en el que la gran familia de San Marcos volverá a reunirse en torno al patrón del barrio.

Fuente de la noticia: El Adelantado de Segovia, 24 de Abril de 2009