Cien mil personas visitan cada año el Parque Natural de las Hoces del Duratón

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por las condiciones del clima, la primavera es la temporada más apropiada para visitar el Parque Natural de las Hoces del Duratón, desde que empieza la floración y antes de que lleguen los calores del verano, aunque es en agosto, cuando ha terminado la época de reserva que motiva el periodo de nidificación y cría de los buitres leonados, el momento en que los visitantes tienen menos limitaciones para recorrer las sendas y lugares emblemáticos de este espacio natural.

Ayer, pues, fue un día idóneo, elegido además por las consejerías de Familia e Igualdad y de Medio Ambiente de la Junta para celebrar allí el Día de la Familia. El lugar es propicio y cada año lo visitan miles de excursionistas, muchos en familia.
 
El flujo de visitantes del Parque Natural se mantiene constante. Alrededor de 100.000 personas pasan cada año por el aforador situado en el acceso a la ermita de San Frutos, el espectacular mirador desde el que se divisan el río, las colonias de buitres y los cortados calizos que encajonan al Duratón. Es una cifra orientativa, según comentó Raúl García Arranz, técnico de Patrimonio Natural, pues no se contabilizan todas; sólo las que pasan por el mencionado aforador de la ermita y por el de la Casa del Parque, que registra cada año unas 50.000 entradas. Las cifras fluctúan, pero están bastante estabilizadas, señaló García, «porque el parque es ya bastante conocido». La mayoría de los visitantes proceden de Madrid y son un número creciente los vallisoletanos.
 
El técnico apuntó que hay zonas de reserva -áreas que por su alta calidad biológica son de mayor fragilidad- por las que no se puede transitar entre el 1 de enero y el 31 de julio, salvo con una autorización para grupos de cinco personas, y otras a las que se puede acceder libremente dentro de los horarios establecidos. Los grupos organizados, muchos de empresas, son de un máximo de veinte personas y necesitan autorización todo el año y los permisos son limitados.
 
Jornada completa
 
La jornada del Día de la Familia contó con la colaboración de Emergencias Sanitarias, del Servicio 112 y de las empresas Siro y Lauki y tenía como objetivos sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre la necesidad de conciliar la vida familiar y laboral y poner en valor el patrimonio natural de Castilla y León.
 
Entre niños y mayores, en la jornada participaron 110 personas sin contar a los responsables de la Junta -el delegado territorial, Luciano Municio; la jefa del servicio de Medio Ambiente, Dolores Ferri, y el jefe del servicio de Familia, José María Sanz- ni a los técnicos de Patrimonio Natural. El programa comenzó a desarrollarse a las 10.30, con la recepción a las familias que llegaron en el autobús fletado por la Junta y el desayuno en el antiguo colegio de Sepúlveda.
 
Después, en la Casa del Parque, que ocupa la rehabilitada iglesia de Santiago (cuya consolidación terminó el pasado mes de marzo con una inversión de 120.000 euros), fueron presentadas a los cargos administrativos y a la alcaldesa de Sepúlveda, Concepción Monte, dos nuevas páginas web en Internet: www.miespacionatural.es y www.vamosamedias.es.
 
Actividades
 
La visita de las familias a la Casa del Parque, la exhibición del vídeo sobre el espacio natural, y la salida a la senda asociada al centro de Interpretación, de la Glorieta, se fueron repitiendo a lo largo del día, con intermedios para ver el simulacro ofrecido por el servicio de Emergencias 112 del que disfrutaron sobre todo los niños, jugando con los guantes de látex y en las camillas de la ambulancia.
 
El recorrido interpretativo por la senda de la Glorieta es idóneo para ver dónde comienzan las Hoces del Duratón, pues parte prácticamente del casco urbano de Sepúlveda y el itinerario de 790 metros hasta el mirador de la Peña ha sido adaptado para que puedan transitar cómodamente las personas con alguna discapacidad y los carritos de los niños, según comentó Raúl García. El recorrido enlaza luego con la senda conocida como De los Dos Ríos.
 
Proyecto Life
 
En la Casa del Parque, los participantes también pudieron ver la exposición del Proyecto Life de Conservación y Manejo en el Parque Natural de las Hoces del Duratón, que explica en varios paneles las acciones que se llevan a cabo en el espacio protegido para restaurar la vegetación de ribera y, entre otras, para divulgar los valores de los diferentes ecosistemas que hay en el conjunto de sus más de 5.000 hectáreas.
 
Fuente de la noticia: El Norte de Castilla, 18 de Mayo de 2009