La mirada de Unturbe

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Hay una fotografía del mercadillo que se organizaba los domingos en la plaza del Azoguejo en la que una vieja está sentada en el suelo, a la sombra del Acueducto, rodeada de cacharros y vasijas de barro. Enfrente, en la manzana que hoy ocupa el Mesón de Cándido, está la pescadería de F. Martín, una buñolería y la 'Gran Casa de Comidas' de Duque, 'especialidad en corderos y tostones asados', negocio que Cándido compró y reabrió en 1931. La instantánea, pues, es anterior a ese año.
Es un detalle de las 71 imágenes que reúne en La Alhóndiga la exposición 'Jesús Unturbe, fotógrafo pictoralista segoviano'. Las fotografías proceden de la colección de Berta Unturbe González, heredera de una brillante saga de fotógrafos segovianos, que decidió en 1998 depositar en la Filmoteca de Castilla y León un conjunto de fotografías integrado por 2.700 negativos originales en diferentes soportes realizados por León, Tirso y Jesús Unturbe. Parte de este archivo ya formó parte hace ocho años de un libro y una exposición organizada también por la Filmoteca de Castilla y León bajo el título 'Los Unturbe, fotógrafos de Segovia'.
 
En esta ocasión, la exposición ofrece una síntesis representativa del conjunto de la obra de Jesús Unturbe Tablada, nacido en Segovia en 1895 y continuador de la labor profesional y artística que desarrollaron su abuelo y su padre. Su actividad en el campo de la fotografía se desarrolla hasta 1950, momento en que decide volcarse en la pintura y abandonar la cámara, al menos como actividad profesional.
 
La exposición que podrá verse hasta el próximo 31 de mayo en las salas de La Alhóndiga son, pues, una radiografía de la Segovia de la primera mitad del siglo XX, una ciudad de aspecto rural, con calles empedradas con borricos y mujerucas enlutadas sentadas al fresco en la puerta de casa. La muestra llega acompaña de un libro-catálogo para conservar, realizado por José Manuel Estebaranz.
 
Pictoralismo
 
Como fotógrafo, Jesús Unturbe fue seguidor del 'pictoralismo', movimiento que reivindica los valores propios de la fotografía para la realización de obras de arte en plena igualdad con otras disciplinas.
Los motivos de los trabajos de Unturbe van desde los paisajes, retratos y grupos humanos a reportajes y abundantes instantáneas de la ciudad de Segovia y algunos pueblos, como Pedraza o Sepúlveda. Después del 31 de mayo, algunas de las obras pasarán a exponerse en el museo Rodera Robles, donde permanecerán durante los meses de junio y julio.
 
Fuente de la noticia: El Adelantado de Segovia, 19 de Mayo de 2009