La dilación de las obras en varios cuarteles prolonga el desalojo de cuarenta familias

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha alzado la voz contra lo que consideran «falta de planificación» por parte de la Administración a la hora de acometer obras de remodelación y mejora en algunos cuarteles que posee el Cuerpo Armado en la provincia segoviana.

Este colectivo profesional lamenta el excesivo proceso burocrático y los exagerados controles que presiden la adjudicación y ejecución de este tipo de trabajos, por pequeños que sean. Por otra parte, considera lógica esta vigilancia, sobre todo después de los desmanes acaecidos durante la llamada 'era Roldán'. Sin embargo, la AEGC estima que estos trámites «se han agudizado de tal manera que están produciendo incomodidades, perjuicios y desesperación». Incluso, el hartazgo que están alcanzando los agentes puede desembocar en movilizaciones, añaden fuentes del colectivo.
 
El representante de AEGC consultado por EL NORTE DE CASTILLA se hace eco de algunas de esas molestias que están padeciendo varios acuartelamientos segovianos. En concreto, la asociación nombra los puestos de Boceguillas, Cantalejo, Riaza y Sepúlveda, dependencias en las que las obras de mejora y rehabilitación se están demorando en demasía.
 
Estos retrasos han detonado la incertidumbre y las dudas de cerca de cuarenta familias que permanecen desalojadas de sus casas mientras los trabajos continúan más allá de los plazos previstos. La AEGC lamenta que hay remodelaciones que deberían haber terminado a principios de año. «Estamos en mayo y no se ve el final». El portavoz de la agrupación profesional critica la desinformación en la que están sumidos los afectados, que desconocen cuándo podrán volver a sus casas-cuartel. «No nos parece justo mantenerles en la ignorancia», lamenta.
 
En alquiler
 
Algunas de estas familias se hallan en régimen de alquiler, sin que la Administración asuma ningún tipo de indemnización, se queja el representante de la asociación profesional. Estos afectados son los más perjudicados por la dilación de las obras, ya que el verano se acerca y se van a ver obligados a entregar sus hogares actuales a los propietarios, la mayoría madrileños que acostumbran a pasar las vacaciones estivales en estas residencias.
 
Después hay familias que fueron realojadas en edificios municipales o en otros cuarteles, matizan fuentes oficiales. Sin embargo, la Asociación Española de la Guardia Civil considera que existe un trato desigual en el reparto de estas residencias provisionales, ya que los mandos no sufren la desazón de otros desalojados.
La subdelegada del Gobierno ha salido al paso de estas acusaciones y ha ensalzado el esfuerzo inversor desarrollado por el Estado para acondicionar los cuarteles segovianos que se encontraban obsoletos. María Teresa Rodrigo asegura que se han tomado medidas para minimizar las molestias ocasionadas por los retrasos en las obras de los cuarteles; unas demoras que, por otro lado, considera esperables y normales cuando se acomete una rehabilitación.
 
En cuanto al devenir de los trabajos en el puesto de Sepúlveda, Rodrigo ha manifestado que la rehabilitación «está prácticamente terminada». En lo que respecta a Cantalejo, Riaza y Boceguillas, se encuadran dentro del Plan E, al igual que las mejoras en el cuartel de Navafría. Alguna de estas intervenciones acaban de empezar, por lo que llama a la paciencia de los afectados
 
Fuente de la noticia: El Norte de Castilla, 28 de Mayo de 2009