Para el cuerpo y la mente

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El norte de Segovia se presenta como una vasta llanura árida y despoblada que se abre a los ojos del visitante a través de un profundo desfiladero que se retuerce entre las rocas calizas que lo forman, hogar de un nutrido grupo de buitres leonados.

Son las hoces del río Duratón, a escasos 150 kilómetros de Soria y cerca de Sepúlveda, una laberíntica villa medieval que se asoma desde su privilegiado enclave a tamaño despligue de la madre Natura.

Las espectaculares vistas panorámicas desde la paramera de las hoces permiten observar los meandros del río y sus frondosos bosques.

Para los que quieran adentrarse en el ecosistema del Parque Natural hay rutas por la ribera que agradecerán el cuerpo y la mente.

Fuente de la noticia: www.heraldodesoria.es