Sepúlveda (I)

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Desde el atrio porticado, bajo la sombra, la luz llena el último ventanal del sur, al fondo las peñas por donde baja y serpentea la carretera. Desde este lugar mágico, dominante, donde el hombre elevo las piedras y bordo sus esquinas, aquí, con el aire quieto de una mañana de verano, comienza un paseo por la ciudad de Sepúlveda.
La iglesia del Salvador, donde estamos, tiene el mejor acabado románico, y marcará la tendencia en las formas de este estilo arquitectónico, podemos decir que es la primera y la que mejor factura tiene en la provincia de Segovia. Pero no solo eso, el viajero comprende, que este templo, por estar en Sepúlveda y en lo alto de la colina, es castillo y es estandarte, representa el poder de la ciudad con sus fueros y ensalza al cristianismo conquistador, es el pendón dominador en estas tierras de frontera.

Ábside, alta nave, torre y atrio, todos los elementos de una iglesia románica, y muy bien conservados. Ábside: semicircular, tambor de cinco paños, tres ventanas con columnas y arquivoltas, "banco corrido abocelado", en el zócalo aparece una fecha, 1093. La galería, con su asiento de piedra junto a las columnas y los capiteles, llena de luz y de sombra, acogedora, balcón colgado en el tiempo. La nave: basilical, aristocrática, con bóveda de cañón, cada uno de sus muros formado por tres arcos sobre el suelo y tres sobre ellos, columnas adosadas, sillería perfecta de piedra blanca, caliza y de aquí.

En el presbiterio, bóveda de horno, solo por el pequeño hueco de la ventana central entra la luz, claridad mágica que no inquieta a la fresca penumbra.

Pereza le dio marcharse, el banco, la quietud y la sombra invitaban a pasar allí la mañana, el calor seco y a plomo que caía en el páramo tampoco animaban a moverse. Volvió y alzo la cabeza, miro el campanario y sus ventanas gemelas con su bocel y su columna, y contempló los canecillos y los dientes de sierra. Se animó, aquí Sepúlveda acaba y empieza.
 
Fuente de la noticia: Artículo de Raúl Díez Muñoz aparecido en El Adelantado de Segovia el  21 de Septiembre de 2009.