Días de cine en Sepúlveda

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El director Roland Joffe inició ayer el rodaje en Sepúlveda de su última película ‘There be Dragons’, sobre la figura de José María Escrivá de Balaguer

Sepúlveda ha vuelto a principios del siglo XX. La villa se ha convertido en un gran plató de cine. Actores, extras, iluminadores, maquilladores, realizadores, productores,... se mezclan durante estos días con los vecinos de la localidad, en un escenario decorado para la ocasión, que ha transformado la localidad en el Barbastro natal de José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, sobre el que trata la última película del director Roland Joffe, ‘There be Dragons’.

A las ocho de la mañana comenzaba la filmación en las calles Comandante Cristóbal y Santos Justo y Pastor, con la participación en estas primeras escenas de Geraldine Chaplin, una de las actrices de la película. Muchas vecinas del pueblo, con su cámara de fotos en la mano, intentaban captar la imagen de la hija del famoso Charles Chaplin, que estos días se pasea por Sepúlveda. Seguidamente las cerca de 160 personas que cada día componen el equipo de trabajo que acompaña al director, se trasladaron a la calle Sancho García para continuar con el rodaje, centrado en estas escenas en la infancia del protagonista.

Junto a los actores principales, se sitúan los numerosos extras que han sido seleccionados para actuar en la película. Destaca el gran número de niños participantes en estas escenas del largometraje, lo que ha dejado prácticamente vacío el colegio de Sepúlveda. Ataviados con la ropa característica de la época, actúan a las órdenes del director, y de sus asistentes, y esperan pacientemente a que todo esté preparado para tener su “minuto de gloria” en ‘There be Dragons’.

Por la tarde, el rodaje continuó en las calles Conde Sepúlveda y Camino Nuevo, hasta la ocho de la tarde, para volver de nuevo hoy, y grabar las primeras escenas en la Plaza de España, donde se espera la participación de Ana Torrent y Jordi Mollá, dos de los mejores actores del panorama nacional.

Las previsiones meteorológicas apuntan a que hoy va a llover, lo que no supondrá ningún problema para que siga el rodaje, ya que todo está preparado.

Sepúlveda será escenario de cine hasta el próximo sábado, cuando el equipo de Roland Joffe se traslade, después de haber rodado las primeras escenas de la película en América.

La alcaldesa de Sepúlveda, Concepción Monte, también vivió ayer un día de cine, disfrutando de la oportunidad de ver en directo el rodaje de una gran proyección que en unos meses estará en las salas de cine.

En su opinión, este rodaje es muy positivo para Sepúlveda, “por la promoción que se hace de la villa, y por los ingresos económicos para muchas familias de la localidad, en un momento de crisis como el actual”.

La repercusión económica superará los 230.000 euros

El rodaje de una nueva película en Sepúlveda ha traído consigo la llegada a la villa de centenares de personas que trabajan en la realización del largometraje y que durante esta semana residen en Sepúlveda, de lo que ya se están beneficiando los establecimientos comerciales de la localidad.

Así, está previsto que la repercusión económica del rodaje supere los 230.000 euros. Según los datos estimativos de la productora sobre los gastos del proyecto, se calcula que el personal contratado en Sepúlveda y los pueblos de la zona tenga un coste de 14.795 euros. Los gastos de alquileres de locales en la villa alcanzarán unos 1.500 euros, mientras que las negociaciones privadas con los comerciantes a los que va a afectar directamente el rodaje supondrán unos 15.000 euros.
Las comidas durante los preparativos de los decorados que se han desarrollado las dos semanas anteriores y a lo largo del rodaje en los restaurante del municipio costarán unos 14.000 euros, y los gastos de alojamiento del personal superarán los 100.000 euros.

El Ayuntamiento de Sepúlveda también saldrá beneficiado del rodaje, ya que cobrará una tasa de 18.000 euros.
Las dietas percibidas por el personal de la película para comidas y cenas tendrán un coste de unos 60.000 euros. Los gastos varios (gasolinas, fontaneros, electricistas, hielos, aguas, etc.) se elevarán a unos 2.500 euros, y los relativos a proveedores en Sepúlveda y la provincia alcanzarán unso 10.300 euros.

Fuente de la noticia: El Adelantado de Segovia, 20 de Octubre de 2009