Amanecer con nieve en ‘las Trampas’

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En una noche de perros, la lluvia y el viento se hicieron los dueños de Sepúlveda. Ya de día, alguno se sorprendió ayer al levantar la persiana de su habitación.

Había nieve en ‘las Trampas’ y los tejados de esa pintoresca barriada. Pero no, no es que hubiera nevado. Se trataba de uno de los trabajos del equipo de efectos especiales de la película “There be dragons”, cuyo rodaje comenzó en la villa el lunes y, previsiblemente, concluirá mañana sábado o el domingo. “En realidad, esta nieve está hecha de celulosa; es ecológica, eso sí”, explicaba uno de los operarios.

 
Ésta de la nieve es una más de las curiosidades que se pueden ver estos días en Sepúlveda, un lugar totalmente transformado con respecto a una jornada cotidiana. Resulta difícil reconocer la Plaza de España. Los rótulos de comercios y restaurantes se han tapado o sustituido por otros más acordes con el arranque del siglo XX. Así, el bar Filka es ahora “Café Comercial”. A su lado, el bar ‘la Queda’ ha quedado convertido en el comercio de “Nicolás Pérez, vaciador”. Enfrente, la administración de Lotería se ha tornado en mercería, que anuncia “cintas, bordados, puntillas, hilos y novedades”. Un poco más allá, una peluquería de las de antes, con cartel de “se ofrece afeitar y rizar el pelo”. Al otro lado de la Plaza de España, encima del rótulo del BBVA se lee “La Alpargata Blanca”, una zapatería…

Toda la Plaza de España es un gran decorado, en el que sobresalen dos fuentes de cartón piedra. Los adoquines se taparon con alfombras y encima se echó tierra, para conseguir una imagen similar a la que debía tener a principios de siglo XX Barbastro, la localidad donde nació José María Escrivá de Balaguer, personaje sobre el que trata la película, “aunque sin hacer una apología de él”, advierte uno de los que ha leído el guión original.

Roland Joffé, el director de la película, quedó cautivado por Sepúlveda hace un año. Tras una negociación con el Ayuntamiento para utilizar la villa como escenario, el acuerdo se selló el pasado mes de julio. “Nos comprometimos a que todo el equipo de rodaje se alojase aquí y comiese en los bares y restaurantes del pueblo, aunque nos hubiese resultado más cómodo contratar un catering de Madrid”, señala un componente del equipo.

 


 

Para el cine español, “There be dragons” es una producción “grande”. Si en una película de presupuesto normal interviene un equipo de cerca de 80 personas, en ésta la cifra casi se duplica, unos 150. El número de ‘extras’ es alto, alrededor de 150, contratados en Sepúlveda y pueblos cercanos. Si lo habitual en España es grabar con una o dos cámaras, “There be dragons” usa tres...

“El nivel de este equipo técnico es muy, muy alto”, advierte un entendido en cine. Junto a Joffé están dos profesionales de reconocido prestigio internacional, el director de fotografía Gabriel Beristain y el director artístico Eugenio Zanetti (un Oscar en su poder). El vestuario es de la reputada Ivonne Blake, y los decorados de Moya, la referencia en España en este apartado.

La plantilla de actores también es de relumbrón. Aunque las estrellas extranjeras apenas han aparecido (su interpretación se realizaba, principalmente, en las escenas grabadas en la localidad argentina de Luján, en julio), sí se ha podido ver a Geraldine Chaplin, y ayer Ana Torrent y Jordi Mollá protagonizaron varias acciones.

Aunque no ha trascendido la fecha en que se presentará “There be dragons, grabada en inglés, previsiblemente será a lo largo del próximo año.

Fuente de la noticia: El Adelantado de Segovia, 23 de Octubre de 2009