Los colores de Faustino

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Este mes os presentamos otro artículo de Estrella Martín Francisco, que se publicó en el programa de Fiestas de San Miguel de 2007  y que como tantos otros, estamos recuperando para la nueva sección de esta Web: "Personajes de Sepúlveda". En esta ocasión os presentamos a Faustino Ortíz Arnanz

FaustinoOrtiz01 

Paso a paso nos acercamos a San Miguel pero este año será un poco diferente. Cuando salga la bandera, ya no veremos a Faustino con ella mientras la dulzaina canta por las piedras de las calles y estallan de júbilo los cohetes en una ceremonia íntima. Y se nos hará raro porque era  lo habitual, él ahí encabezando la comitiva, con los colores revoloteando a su alrededor mientras sostenía  el palo con firmeza, controlando su vuelo alegre.

La plaza también se ha quedado un poco más seria sin sus chistes y sus toques de humor. “Yo soy el traidor. “Trae esto, trae lo otro”. Y yo lo traigo”. Decía mientras dejaba las bolsas a la puerta de Domingo para descansar un ratito y unir un chiste con otro en una serie sin fin mientras pregonaba lo bueno que era reírse y las arrugas que salían de no hacerlo “¿Ves como no tengo ninguna arruga? Es de reírme”. Y mostraba su cara y su frente.

Las cofradías formaron parte importante de su vida, en algunas de ellas estuvo durante más de 60 años pasando por todos los cargos. ¿Quién no le recuerda tocando el tambor en la misa de Minerva mientras se estremecían las piedras? Ese sonido sordo pero vibrante que da solemnidad a una misa y la transporta al pasado.

FaustinoOrtiz02

El año pasado salió con su garrota a recorrer las calles con  la bandera. Ya no estaba muy bien pero tampoco quería claudicar ni abandonarla, quizá pensaba que los colores podrían volarse. “Esto tiene que gustarte porque es cansado”, solía decir. Creía firmemente en la voluntad de cada uno  para hacer las cosas y en la permanencia de las tradiciones que sólo saldrían adelante con el trabajo de todos.

Este año seguro que nos está mirando mientras se ríe para que no le salgan arrugas. Y nos sentimos afortunados por haber compartido con nosotros esos momentos de anécdotas llenas de humor y de chistes de colores. Pero también agradecemos esos momentos solemnes que nos trasmitió y que nosotros estamos en la obligación de trasmitir a otras generaciones.

 

Artículo escrito por Estrella Martín Francisco para El Programa de Fiestas de San Miguel 2007