Ursula Bertele Von Grenadenberg Mautner Von Markhot: El porte de las figuras de juguete

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Hoy os presentamos otro artículo de Estrella Martín Francisco, que se publicó en el periódico comarcal "El Nordeste de Segovia" y que como tantos otros, estamos recuperando para la nueva sección de esta Web: "Personajes de Sepúlveda". En esta ocasión os presentamos a Ursula Bertele Von Grenadenberg Mautner Von Markhot: El porte de las figuras de juguete.

UrsulaBertele02

Ursula Bertele Von Grenadenberg Mautner Von Markhot: El porte de las figuras de juguete.

Mujer del mundo y de contrastes que habla 7 idiomas y lee muchos más. Nacida en Berlín, de padres austriacos, en ella se combina el saber intelectual con la sencillez . De apellido impronunciable, adoptó el de su marido, con el que inició el sueño de empezar un museo de Figuritas de juguete antiguas en el año 2003 en Sepúlveda y hoy, ayudada por Rosa, sigue ofreciendo a quien lo quiera ver ese mundo fantástico  con más de 14.000 piezas.

Visitar este museo  es como adentrarse en un mundo perfeccionista de sueños y juegos pero, al mismo tiempo, pasearse por un documento histórico visual de colores y formas de la mano de expertos artesanos. Podemos detenernos en los deportes, el circo, la vida cotidiana, militar o los personajes históricos. Recorremos colores perfectamente fijados en diminutas figuras mientras nos imaginamos  a los niños ricos que tenían acceso a estos tesoros. Pero quizá este museo nos pareciera diferente si Ursula no estuviera al frente de él. Mujer esbelta y con un físico  que nos recuerda a Geraldine Chaplin y Katharine Herpbour unidas, sorprende primero su elegancia sencilla y alegre y  luego su atractiva personalidad y su exquisita forma de vivir, repartida entre Sepúlveda, Madrid y Vizcaya.

Si Ursula es importante, su  marido Jose Manuel , el iniciador de esta colección y fallecido hace dos años,  preside el local y su espíritu nos acompaña en toda la visita. Incluso cuando nos sentamos con Ursula frente a un café y nos comenta cómo José Manuel heredó parte de la colección de sus padres y estuvo años metida en cajas.

¿Cómo vienes a parar a España?

“En el año 1963 vengo con dos amigas a un curso de la universidad Menéndez Pelayo para dos meses y ya van para 45. Nos divertimos tanto  que nos quedamos en Madrid y con idiomas te salían muchos trabajos.  También me casé. Evidentemente me quedé por amor pero también me gustaba muchísimo la forma de ser y vivir en España.  Sabía español porque mis padres fueron a vivir a Inglaterra después de la guerra mundial y, como allí los primeros idiomas eran el francés y luego el alemán que yo ya sabía y a mí me gustaban mucho los idiomas, empecé a estudiar español con un  profesor exilado de la guerra, gran literato  y persona fantástica”.

¿Por qué Sepúlveda y por qué esta casa?

“Mi marido fue el último embajador  de España en lo que era la Yugoeslavia Unida. En mayo del 92 todos los de la Unión Europea salimos de allí precipitadamente como protesta y estuvimos 14 meses en Madrid mientras le adjudicaban otro destino.  Siempre hablábamos de poner nuestra colección en alguna habitación  de un castillo. Pero yo vine aquí haciendo rutas a caballo y pasamos 4 días en Sepúlveda en septiembre. Conocí la fiesta de la Virgen de la Peña y me compré un libro sobre Sepúlveda en el que se decía que la mitad  del pueblo estaba en ruinas y la  otra mitad en venta. Como es un pueblo tan bonito pensamos en él para la colección. Cuando estábamos en Nueva Cork, por medio de Juan Emilio, supe de esta casa  y nos gustaron mucho las vistas. Terminamos la obra en 1998  y lo celebramos con una fiesta muy divertida que se hizo más o menos en la calle. En mayo de 2003 se inauguró el museo”.

Sonríe con generosidad cuando pregunto por los problemas iniciales. “Ninguno. Cuando tienes una idea bonita, sigues adelante”. Las figuras más antiguas en la colección son unas precolombinas que no son propiamente juguetes y las más modernas, posiblemente las tortugas Ninja. Hay coleccionistas que se ponen en contacto con ella e incluso han solicitado fotos y catálogos  para el museo del ejército del Alcázar de Toledo.

¿A qué figuras tienes más cariño?

“Me gustan los dos extremos; las planas y las de bulto, que tienen una expresividad tremenda”.

En estos 7 años de funcionamiento del museo habrás conocido a gente interesante.

“La persona más curiosa que ha venido ha sido un japonés que subió directamente al banco que tenemos en el piso de arriba y lo abrió ( es de los que puedes guardar cosas dentro). Luego bajó cogió su entrada y vio el museo. Pero fue muy curioso y ha sido el único visitante japonés que hemos tenido”.

¿Y lo qué más te ha emocionado?

“Ver a la gente entusiasmándose; eso gusta mucho.  Curiosamente vienen más mujeres que hombres. Hemos tenido, ahora menos porque se nota en los bolsillos, asociaciones de pueblos, de amas de casa y era muy bonito. También vienen colegios y gusta ver las caras de los niños”.

¿No es  un museo más para adultos por su interés sociológico y artesanal?

“Sí, porque para además para el niño supone una barrera el cristal pero también les gusta”.

¿Qué importancia tienen para ti estas figuritas tanto en el pasado como ahora?

“Era la época dorada del juguete. Algunos niños eran muy cuidadosos con ellas y pasaban de padres a hijos. En el XIX era una ilusión los soldaditos de plomo y recibir una caja para Reyes. Hoy día es una tristeza que, después de reyes en Madrid, sales a la calle y, en los contenedores, ves, no sólo las cajas sino lo que llevan dentro. Es el exceso de juguetes, antes había pocos, sólo tenías una muñeca y te divertía hacerle vestidos. Es bonito que en Sepúlveda podamos enseñar esta época dorada   a la gente que tenga interés, cariño  o respeto por aquello. Vienen y se llevan un buen recuerdo”.

UrsulaBertele01

Sus otras aficiones

Sin duda Ursula tiene muchos intereses: caballos, jardinería o ex peregrina del Camino de Santiago... Pero destaca su afición por escribir y nos comenta como  si no tuviera la menor importancia: “ He escrito  una biografía sobre la reina Cristina de Suecia que se publicó en noviembre de 2009 y está teniendo mucho éxito”.  Su fascinación por esta mujer, los dos años que vivió en Suecia y el dominio del idioma que la proporcionó el acceso directo a las fuentes, fue muy valioso para ella. No dice el tiempo que pasó trabajando en esta obra que escribió en inglés y, con la ayuda de su marido, pasó al castellano. “La investigación es como un vino que tienes que dejar que se pose…” Es un riguroso libro histórico que ha firmado como Ursula AllendeSalazar. “El apellido  de mi marido porque con el mío no se hubiera  vendido”.

También disfruta creando momentos mágicos con los amigos como el que tuvimos la suerte de compartir unas Navidades con villancicos y vino caliente. “Lo llamamos “En vísperas de vísperas” para que no interfiriera con la víspera de  Reyes y fue el 4 de enero. Vino mucha gente. Los primeros años lo hicimos en la gruta milagrosa que nos pareció ideal para poner el Belén pero luego lo pasamos al garaje.”

No podíamos dejar de visitar esta gruta que tiene su historia y su jardín “del precipicio”, como lo llama ella y al que  accede  con agilidad por una escalera de bomberos.  No deja de maravillarnos su no parar, su alegría e ilusión infantiles que la llevan de un proyecto a otro.  “Quiero poner una inscripción en la casa de Vizcaya de San Lucas en piedra rosa de Sepúlveda: “Quédate con nosotros, se hace tarde; el día declina”.  

Terminamos sintiendo esa sensación de acogida y hospitalidad mientras la obsequiamos con una jota en la que sale su nombre y que quiere compartir con sus vecinos “En Sepúlveda estoy encantada, relacionada y feliz”.

Fotos: Carlos Alonso Recio

Artículo escrito por Estrella Martín Francisco para El Nordeste de Segovia, Agosto de 2008

personajesdelnordeste