Cómo convertir la historia en una experiencia emocionante

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Las visitas teatralizadas de 'Sepúlveda viva' se han consolidado en cinco años gracias al respaldo de 25.000 turistas

La historiadora del Arte Ana Herrero llevaba siete años trabajando para el Ayuntamiento de Sepúlveda, en gestión cultural y turística, cuando se animó a hacer un curso de interpretación y descubrió «el poder del teatro para transmitir el conocimiento». Así, decidió montar su propio proyecto de visitas teatralizadas a la villa, bajo el nombre 'Sepúlveda viva'. Explica que el trabajo que hacen es «interpretar Sepúlveda» a través de varios itinerarios turísticos, en los que «vamos explicando la historia y en determinados momentos se hacen escenas de teatro», que siempre están vinculadas con el contenido histórico.

Para llevar a cabo este trabajo, existe una labor previa de documentación e investigación «muy rigurosa» para unirla con «la parte emocional y vivencial» del visitante, incide la fundadora de la iniciativa. Cuatro personas dan vida a 'Sepúlveda viva', entre guías, actores y historiadores.

Ana Herrero conoce a la perfección el gran calado y los atractivos que posee esta localidad. «Estuve siete años trabajando para el Ayuntamiento, gestionando cultura, turismo y el Museo de los Fueros, y haciendo investigaciones», indica. El proyecto que tenía en la cabeza «lo había visto en otros lugares, pero no durante todo el año y privado», resume. La idea se ha consolidado cinco años después con el respaldo de 25.000 clientes.
La señorita Mardomingo

'Vive Sepúlveda' es el nombre de la visita que más satisfacciones le está dando a Ana Herrero, precisamente gracias a un personaje que ella misma interpreta, la señorita Mardomingo. «Es una historiadora nacida a finales del siglo XIX pero como le gusta tanto la vida no tiene tiempo de morirse», esboza la actriz los rasgos del personaje. Esta figura tiene la costumbre de abordar a los grupos de turistas y «la única manera de que se vaya es que el guía la mencione que se tiene que marchar a la biblioteca para continuar con sus estudios». Ana Herrero asegura que la conexión y el cariño entre este personaje ficticio y la gente «es tremendo». Ha calado tanto que ya tienen su propia línea de regalos de recuerdo.

Esta visita teatralizada ha hallado un nicho de éxito dirigida directamente a pequeños grupos familiares que quieren hacer «un regalo original y personalizado por tan solo 60 euros». Antes, la familia les envía fotos e información sobre el motivo de la celebración y la señorita Mardomingo, dentro de su guion sobre Sepúlveda, les va dando sorpresas y muchos instantes cargados de emoción. El personaje es, por un lado, un homenaje a los historiadores, cronistas, archiveros, a los guías turísticos; y por otro, quiere poner en valor a las mujeres cultas de esta época, «que las había en Sepúlveda aunque no era fácil porque tenías que pertenecer a un determinado grupo social».
Crisol cultural

La propuesta de 'Sepúlveda viva' tiene mucho que ver con los aspectos sociales del pasado y del presente. La ruta 'Entre luces y sombras' se centra en el periodo medieval, en la repoblación y la Reconquista. Ana Herrero afirma que tratan de explicar cómo la villa «se consolidó como un lugar cristiano», con un elemento clave, los Fueros, que son el punto de partida de la villa hasta la actualidad, de cómo era el comercio en la Edad Media, «las aduanas que se tenían que pagar para transportar las mercancías y acceder al interior de Sepúlveda».

La narración histórica hace referencia a las relaciones entre musulmanes, judíos y cristianos pero también del oficio del cantero «al ser el momento de la construcción de las iglesias románicas». El relato cuenta cómo se establecen los distintos talleres.

La historia de Sepúlveda está repleta de episodios que merece la pena ser narrados a viva voz, además de emocionar al público. Cada una de las visitas encierra una cuidada investigación histórica pero con «gran impulso pedagógico» para que nadie sienta desplazado.

La iniciativa está disponible desde marzo hasta finales de diciembre. Entre semana reciben a muchos grupos de asociaciones, colegios y centros de mayores; y los fines de semana, a los particulares que quieran descubrir todo lo atesora el también llamado 'pueblo de las siete puertas'.

Comments are now closed for this entry