Cosiendo habitantes

Cosiendo habitantes

Aunque la plataforma se encuentra en reestructuración en estos momentos debido a la fuerte demanda nacional e internacional que ha tenido en los últimos meses, el fin del proyecto ha dado sus frutos.

En el caso de Grajera de poco más de 200 habitantes decidieron inscribirse en la plataforma porque les pareció que podía resultar una experiencia positiva. Desde abril del pasado año, el correo electrónico y los teléfonos del Ayuntamiento no han dejado de recibir propuestas de nuevos vecinos. «Las primeras semanas recibíamos entre 7 y 10 propuestas por día y ahora con el paso del tiempo han bajado a unas 10 a la semana», comenta Alba Barrio, alcaldesa de Grajera que se vio gratamente sorprendida de la demanda. Y como si de una cita se tratara, el Ayuntamiento se puso manos a la obra para formar la pareja perfecta, seleccionando a la media naranja más adecuada. Tras muchas llamadas, preguntas y cribas de selección llegó Isabel, una malagueña que ha recorrido buena parte de la geografía española y que estaba buscando un cambio de aires.

Barrio conoció la plataforma en la Feria Presura de Soria, le pareció que es un escaparate para los pueblos. El proceso para inscribirse como municipio repoblador fue sencillo: rellenar un breve cuestionario, realizar una descripción del pueblo y explicar los servicios con que cuenta y lo que puede ofrecer. Esta alcaldesa considera que la plataforma es una muy buena ocurrencia y gracias a ella, en su caso se han dado cuenta de que hay mucha gente buscando pueblos con la intención de cambiar de vida. «Desde que abrimos el perfil hemos recibido una cantidad abrumadora de solicitudes, hemos tenido tres visitas y de momento ha sido Isabel quien se ha lanzado a la piscina y se ha venido a vivir aquí», explica.

Cosiendo habitantes

Buena parte de la demanda que han recibido durante estos meses ha sido de población extranjera procedente de fuera de España, un perfil difícil de atender porque no hay un programa que permita traerlos. Pero también han recibido solicitudes de prácticamente todas las provincias de España. Han venido de Madrid, varias familias de Málaga y están en contacto con una chica de Palma de Mallorca. «La cercanía con Madrid, la calidad de vida y el precio más bajo de los alquileres es un aliciente para la mayor parte de la gente que se ha interesado que lo único que necesitan es una vivienda ya que tienen teletrabajo», comenta Barrio.

En el caso de Grajera cuentan además con una base de datos de viviendas vacías disponibles para el alquiler, tanto de particulares como de protección oficial. Esta lista que está en constante actualización y en la que se recogen todas las características del inmueble, cuenta ahora con cuatro viviendas disponibles. Cuando reciben una demanda de repoblación facilitan a la persona esta base de datos y si buscan un empleo también incorporan el enlace de ofertas de trabajo que gestiona Codinse.

Gracias a esta bolsa de vivienda la decisión de Isabel Sthamar no se hizo esperar. Esta costurera malagueña que ha trabajado para grandes empresas, necesitaba un cambio de aires y cuando conoció la plataforma ‘Yo Repueblo’ a través de un reportaje en televisión no se lo pensó dos veces. Entró en la página web evaluó los pueblos que la integran y por las características tuvo claro que su próximo hogar iba a estar en Grajera. Tanto fue así eligió la vivienda a través de la base de datos y cuando a principios de diciembre viajó para visitarla no lo dudó dos veces y se quedó.

Isabel ha trabajado realizando producciones para distintos diseñadores españoles así como para grandes empresas de moda en Coruña, Madrid o Barcelona. Consciente de que es muy complicado ganarse la vida con el trabajo de costurera, también imparte cursos de corte y confección y realiza ropa a medida que vende por Internet. Este es su plan de trabajo en Grajera porque como ella dice: «Me da igual trabajar en Málaga que en Pekin y si puedo mejorar mi calidad de vida lo quiero intentar».

Sthamar sabe lo que es el medio rural. Se crió en Colmenar de Oreja y ha vivido en distintos pueblos. Hasta ahora trabajaba para pagarse el alquiler del lugar donde vivía y ahora quiere asentarse en un lugar tranquilo y de calidad. Ya el año anterior había viajado por los pueblos vacios de Teruel y cuando conoció la plataforma ‘Yo Repueblo’ no dudó en presentar la solicitud en distintos municipios. Grajera fue del primero que recibió noticias y el trato y las facilidades fueron tan buenas que con tan solo ver las fotografías de la casa y pensarlo un poco aceptó la propuesta. «Cuando conocí la casa en persona, me encantó; en Grajera me han abierto las puertas y estoy feliz y contenta. Parece que me ha tocado la lotería».

Aunque ahora se encuentra a medio camino entre Málaga y Grajera porque tiene que cerrar unos compromisos profesionales, Isabel ya ha trasladado su taller a la localidad segoviana. Su intención es asentarse definitivamente en primavera y empezar a ofrecer cursos de costura por los pueblos de la zona. De hecho ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para montar el aula en un espacio municipal. Además gracias a la ubicación de Grajera y a las buenas comunicaciones piensa en extender su negocio en Aranda de Duero y cuenta con la cercanía de Madrid si tiene que desplazarse. Pero. mientras tanto. los paseos por la zona, la tranquilidad y poder aparcar el coche a la puerta de casa sin que nadie te moleste, son algunos de los pequeños placeres de los que ya disfruta esta costurera.

 

Comments are now closed for this entry