El Seprona denuncia a dos cazadores en Sepúlveda

Los agentes retiraron a los infractores el arma y el corzo que habían abatido.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia ha incautado una cabeza de corzo sin precintar y el rifle utilizado para abatir el animal, que se encontraban en el maletero de un vehículo en el término municipal de Sepúlveda. La actuación está enmarcada en la prevención de infracciones penales y administrativas relacionadas con la caza, en concreto, con la modalidad de caza de corzo al rececho, vigente entre los meses de abril y agosto.

Agentes del Seprona observaron desde una zona elevada un vehículo en el interior de un coto de caza de Sepúlveda, y descubrieron a dos personas -que llevaban atuendo de cazadores- que estaban manipulando y guardando útiles en el vehículo. Tras desplazarse hasta el lugar, los agentes advirtieron que el automóvil estaba saliendo del acotado, momento en el que pararon el vehículo para la identificar a los cazadores y comprobar que se cumplían los requisitos necesarios para el ejercicio de la caza.

En el momento en el que estaban comprobando las licencias y autorizaciones correspondientes, los agentes notaron que uno de los cazadores tenía manchas de sangre en la mano, por lo que fueron interrogados por si habían abatido algún animal, a lo que contestaron que efectivamente acaban de cazar un corzo macho, en la modalidad de rececho, y que portaban el trofeo en el maletero del vehículo.Al abrir el maletero se comprobó que llevaban únicamente la cabeza y los lomos del animal abatido, y que no había sido precintado como establece la Ley 4/1996 de Caza en Castilla y León.

Esta obliga al precintado y marcado de la matriz del precinto de ciertas piezas de caza, entre las que se encuentra el corzo (Capreolus capreolus), por lo que fueron propuestos para sanción a la Ley de caza 4/1996 de Castilla y León. La cabeza del animal no precintada y el arma utilizada fueron retiradas quedando a disposición de la autoridad competente.

"Resulta de gran importancia para el esclarecimiento de estos hechos de caza furtiva, que se producen tanto en fincas privadas, zonas públicas e incluso en espacios protegidos, que exista colaboración ciudadana, debido a que por estos hechos se producen daños al patrimonio, a la fauna e incluso pueden producirse daños personales al no guardarse las oportunas normas de seguridad en el uso de las armas de fuego", señala la Subdelegación del Gobierno en una nota de prensa.