La provincia se levanta contra la reforma de la Atencion Primaria

Cientos de personas se manifestan contra los planes de la Consejería de Sanidad y en defensa de una atención «digna» en el medio rural

Decenas de ciudadanos se están manifestando durante el fin de semana en el medio rural segoviano contra la reforma de la Atención Primaria diseñada por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Las concentraciones se han sucedido, desde la tarde del sábado, en numerosos pueblos de la provincia de Segovia. Turégano, por ejemplo, ha sido la localidad elegida por la plataforma ciudadana que aglutina a los vecinos de la Zona Básica de Salud de Cantalejo para expresar una «rotunda defensa» de la salud pública en el medio rural. Los vecinos de esta área claman contra el cierre temporal de los consultorios y de las propias guardias de Turégano, así como contra la reducción de tres médicos en la plantilla que debe atender a todos los pueblos. Para los usuarios, la reforma prevista supone un recorte al sistema sanitario, ya precario de por sí, y no atiende al «clamor» de la provincia que empezó a sentirse el pasado 12 de agosto en Sepúlveda y al que se han sumado casi todas las zonas básicas tras la reunión de coordinación de plataformas, ayuntamientos, organizaciones y colectivos celebrada recientemente en Muñoveros.

Bajo el grito « el pueblo unido jamás será vencido», los vecinos del área de salud de Sacramenia también han reclamado a la Junta de Castilla y León que los habitantes del medio rural no sean tratados como ciudadanos de segunda y han recordado a la administración autonómica que la sanidad es un derecho fundamental.

En torno a 5.000 personas, según los alcaldes de los municipios de la Zona Básica de Salud, participaron en la manifestación convocada por la Asociación Cultural Nuestra Olma en apoyo a la sanidad rural. «Estamos en contra de la reforma de la Junta de Castilla y León porque nos quiere dejar sin centro de salud y no por ser pocos tenemos menos derechos. Necesitamos una atención sanitaria de calidad», recordó la presidenta de la asociación, Maribel Lázaro. Del mismo modo, reclaman que su centro de salud esté dotado con el personal suficiente porque « la zona es muy amplia y hay mucha gente mayor», según la vocal de Nuestra Olma, Merche Colorado. Asimismo, insiste en que es imprescindible que estos pueblos dispongan de servicio de Urgencias las 24 horas del día porque además de la población habitual en Sacramenia hay una residencia de mayores con 49 plazas.

Un total de 13 municipios de la provincia forman parte de esta Zona Básica de Salud que la Junta quiere reestructurar. Concha Melero es de Valtiendas, aunque reside en Palma de Mallorca, y admite que si no está todo el año en su pueblo es «por el tema de los médicos» y es que «si la sanidad rural funcionase bien y hubiera médicos suficientes muchos no dudaríamos en quedarnos todo el año y no solo en verano».

Los alcaldes también se pronunciaron al respecto. Carlos Pascual edil de Sacramenia aclaró que la crisis sanitaria del último año ha dejado patente la importancia de este centro de salud y «vamos a intentar por todos los medios que no se lo lleven». Por su parte, el alcalde de Fuentesoto, Mariano Parra, advirtió que la nueva ley autonómica solo va a servir para que «la España vaciada se quede desértica». Por el momento, desconocen el protocolo a seguir si su centro de salud echa el cierre de forma definitiva, pero creen que tendrían que desplazarse hasta Fuentesauco de Fuentidueña, ubicado a más de 25 kilómetros de algunos municipios como Torreadrada o Castrojimeno. Una distancia que consideran excesiva sobre todo en los casos de emergencias.

Ramiro Santaolaya es médico de este consultorio y explica que en invierno a penas llegan a las 1.000 tarjetas sanitarias y en verano alcanzan las 4.000. Sin embargo, considera que las cifras no son importantes porque «sin centro de salud la calidad de vida de los vecinos se vería muy mermada». Además, recuerda que la población mayor de estos municipios necesita asistencia médica frecuente y mucha atención a domicilio lo que implica más horas de trabajo para el personal. Por eso, el hecho de haber perdido ya un médico de los tres habituales y dos complementarios que trabajan en la zona es un importante varapalo que pone en entredicho el buen funcionamiento del centro y la tranquilidad de los vecinos.

Coca

En la villa caucense, cientos de personas han salido este domingo a la calle y se han manifestado entre la avenida de Adolfo Suárez hasta la Plaza Mayor ante la postura de la Consejería de Sanidad «de hacer oídos sordos a las reivindicaciones que los ciudadanos hemos planteado en contra de los recortes que se pretenden aplicar en su plan de reordenación de la Atención Primaria de las zonas de salud de la provincia». En Coca se han manifestado los vecinos de la Zona Básica de Salud de Nava de la Asunción, que exigen que la atención médica y de enfermería sea continua y diaria en cada pueblo, y que la consulta pueda ser solicitada mediante una llamada telefónica al centro, sin contestador automático, ni de forma telemática. «Rechazamos directamente el concepto de atención médica por número de cartillas, ya que no atiende a la realidad específica de cada localidad por la edad de sus vecinos y su situación física», dicen.