La Diputación activa 2M€ para dotar parques de bomberos en Sepúlveda y Palazuelos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El pleno de la Diputación de Segovia aprobará este 30 de septiembre la modificación presupuestaria por casi 4M€ que pasan a reforzar diferentes partidas presupuestaria.

Las más beneficiadas son las relativas a obras en los municipios PAIM (sobre 800.000€), reformas en el CSS La Fuencisla para dotarlo de unidades de convivencia (470.000€) y lo más novedoso, 2,1M€ para la puesta en marcha de un servicio provincial de bomberos. También en el pleno se aprueba la dotación por libre designación para una plaza de coordinador de prevención y extinción de incendios, salvamento y emergencias, puesto del subgrupo A2, nivel 26, exigiéndose para el desempeño título de ingeniero en cualquier especialidad.

Es el pistoletazo de salida para la creación de este cuerpo, paralelo al municipal de Segovia, que tendrá dos parques, uno en el alfoz de Segovia y otro en la zona del Nordeste, que cubra el triángulo de Sepúlveda, Ayllón y Riaza. “Será en dos fases, lo que hacemos ahora es habilitar los fondos para la compra de maquinaria, vehículos, escala… Es material que entre que se licita, se adjudica y llega pueden pasar un año”, explicaba el portavoz del PP, José María Bravo.

Oficialmente en la Diputación no se han decidido aún el segundo emplazamiento (el del alfoz, en cambio, parece seguro). Si está claro, y así lo explican en Diputación, que la zona de Santa María queda cubierta por los bomberos de Segovia y de Arévalo, en tanto Cuéllar y Sacramenia entran en el radio de acción de los bomberos de Íscar y Peñafiel. La zona con peor cobertura es, por tanto, el Nordeste. Y aunque Bravo no dice dónde irán a parar estos dos parques sí que aporta pistas como que “obviamente priorizamos terrenos que ya sean titularidad de la Diputación”. Que reúnan estas condiciones en el alfoz de Segovia solo está Quitapesares (Palazuelos), y en la zona del Nordeste, Sepúlveda, donde Vías y Obras dispone de terrenos utilizados para el mantenimiento de la red de carreteras. Hay otra opción para el Nordeste, Boceguillas, donde la Junta dispone de terrenos también para el mantenimiento de carreteras.

Hay naturalmente otra tercera opción, que el Ayuntamiento de Segovia acepte la creación de un consorcio por el cual los bomberos de Segovia dejarían de estar adscritos directamente al municipio y prestarían -sin necesidad de convenio- el servicio de extinción de fuegos domésticos y de tráfico (una vez más hay que recordar que este servicio no cubre los incendios forestales, que son competencia de la Junta) en toda la provincia, con el probable refuerzo de un segundo parque.

Una partida de póker

Porque no hay que olvidar que, en el fondo, todo el tema del despliegue de una red provincial de bomberos tiene mucho de partida de póker con el Ayuntamiento de Segovia desde el momento en que este último pasa de girarle a Diputación unos 200.000€ al año por cubrir el servicio en toda la provincia, a la pretensión de cobrar un millón, que es en lo que tasa Segovia el valor real del servicio.

Ante la perspectiva de pagar 1M€, cifra notablemente irreal, la Diputación hace números y considera que le sale más a cuenta pagar por sí misma el servicio, aunque sea pasando por el dislate de construir un nuevo parque a pocos kilómetros del único existente. Nuevamente hay que aclarar que si, realmente, la Diputación quiere asumir ese servicio provincial lo tiene que hacer en un punto desde el que se pueda desplegar rápidamente por toda la provincia y especialmente en aquellos puntos más poblados y con más tráfico. Es así que surge el proyecto del parque de Quitapesares (oficialmente “del alfoz”), ampliado ahora a un segundo parque en el Nordeste.

Eso, claro está, dejaría a los bomberos de Segovia en un papel residual, circunscrito a la capital, perdiendo de paso el cheque de la Diputación, unos 200.000€ que debería asumir Segovia o recortar plantilla. En cualquier caso la Diputación no está dispuesta a pagar el millón que le pide la capital. Sobre el consorcio, a priori la solución más eficiente, Luquero ya ha dicho que no, al menos ante los medios de comunicación. “”Oficialmente, sin embargo, todavía no nos ha contestado”, concluye Bravo, dejando abierta una puerta al arreglo.